El cheque conformado, visado o certificado es aquel donde se indica expresamente que existen fondos suficientes para pagar al beneficiario. Dicho tipo de documento se distingue por un sello que dice conforme (o alguno de sus sinónimos).

El importe comprometido en el cheque conformado se retiene en la cuenta bancaria del emisor (librador) para que únicamente sea destinado a cubrir la orden de pago respectiva. De esa forma, la entidad financiera garantiza el cobro.

Por ejemplo, supongamos que una persona expide un cheque conformado por US$ 100 y nunca antes ha remitido un papel similar. Entonces, si posee US$ 800 en su cuenta, el emisor podrá disponer libremente solo de US$ 700.

Características del cheque conformado:

Entre las características del cheque conformado destacan:

  • El banco carga a una comisión adicional para emitir este tipo de cheque, así como para realizar la respectiva retención en la cuenta del librador.
  • Este tipo de documento garantiza sin duda el cobro. Por esa razón, muchos prestamistas lo demandan ante sus deudores.
  • La retención se mantiene por el plazo indicado en la cláusula. Normalmente son quince días. Luego de eso, el tenedor puede intentar cobrar el cheque, pero no está garantizado.
  • Si vence el plazo estipulado en la cláusula de conformidad, el beneficiario no puede solicitar un embargo ni exigir un concurso de acreedores sobre el saldo retenido en la cuenta del emisor.
  • Es importante diferenciar el cheque conformado del cheque bancario. En este último, la propia entidad financiera es la emisora, así como la obligada al pago, y no uno de sus clientes.