Se trata de un documento firmado por el propietario de una cuenta en un banco que habilita al que lo recibe a disponer de una cantidad determinada de dinero (adeudo a cuenta) sobre una cuenta bancaria. Su principal finalidad es emitir un pago sin la necesidad de transportar efectivo, y dando al beneficiario más libertad para elegir el momento y el lugar del cobro en metálico.

Componenetes de un cheque

Aunque existen multitud de cheques, la mayoría cumplen unas características concretas, como llevar el nombre y contacto del girador o persona que escribe el cheque, llevar el nombre de la entidad financiera que lo emite. Para que un cheque sea válido tiene que estar firmado por el girador. A veces se puede escribir también el nombre del que va a cobrarlo, según esto un cheque puede escribirse de varias maneras:

  • A nombre de una persona determinada: en cuyo caso sólo el titular podrá cobrarlo.
  • Al portador: teniendo esta posibilidad cualquier persona que se presente en el banco con el cheque.
  • A la orden: el beneficiario puede cobrarlo o bien utilizarlo a su vez como medio de pago.

Tipos de cheque

Además los cheques según la forma de emitirse pueden ser de varios tipos:

  • Cruzado: si la entidad bancaria debe cobrar el importe de otro banco.
  • Para abonar en cuenta: siendo imposible el cobro en metálico.
  • Conformado: donde existe la seguridad de que el emisor del cheque tiene fondos suficientes en su cuenta.
  • El cheque viajero: funciona como un documento de pago emitido por entidades e intermediarios financieros, y permite efectuar pagos en diferentes divisas en la mayor parte de países del mundo.
  • Cheque de caja o bancario: es emitido por una institución de crédito para que sea cobrado en sus propias sucursales.
  • De pago diferido: se emite en una fecha pero para que se cobre en una fecha posterior.

Los cheques suelen utilizarse en una gran variedad de situaciones, tales como pagos de salarios, compraventas entre particulares o donaciones a entidades sin fin de lucro. Su existencia va acompañada de otros medios de pago alternativos al efectivo, como las tarjetas de crédito y débito.