La ciencia actuarial estudia los riesgos financieros y los riesgos de las aseguradoras a través de modelos matemáticos complejos y algoritmos que interpretan el funcionamiento de la economía a través de la probabilidad en la existencia de sucesos inciertos. 

Los actuarios conocen perfectamente los sistemas informáticos y de gestión de riesgos, así como las variables que se incluyen en los modelos financieros y las pruebas que se realizan bajo situaciones de stress.

Los modelos tienen que ser realistas y deben ser certeros con un porcentaje de acierto muy elevado. Además, se deben definir las formas de actuación en caso de que fallen y los protocolos que permitan afrontar situaciones complejas fuera de los escenarios planteados. Por tanto, la analitica constante y las pruebas de stress son fundamentales para esta ciencia, así como la inversión en tecnología que permita acceder a información de redes complejas dónde los modelos se componen de múltiples variables que hay tener en cuenta.

La evolución de la ciencia actuarial

La ciencia actuarial necesita estar en constante evolución, ya que las condiciones de mercado cambian con el paso de las experiencias sufridas en épocas de crisis. Acceder a esta información es muy difícil, ya que cada empresa financiera desarrolla sus propios modelos con la finalidad de encontrar los mejores resultados que les permitan obtener los mejores beneficios.

Por otro lado, los modelos deben centrarse en la realidad económica y no solamente basarse en pruebas del pasado, deben anticipar posibles resultados futuros y situaciones que puedan ocurrir en los próximos años para cubrirse y dotar las provisiones oportunas. Además deben ser deterministas y cuantificar el volumen de riesgos con porcentajes de probabilidad bien definidos con márgenes de error muy bajos. Es fundamental identificar cuáles fueron las variables que fallaron en las anteriores crisis financieras para incluirlas en los modelos financieros.

Hoy en día, existen una gran demanda de expertos actuariales ya que las empresas necesitan profesionales con gran capacidad analítica y visual de los riesgos financieros a los que se pueden enfrentar y ver de que forma se pueden solucionar en el menor tiempo posible. Para ello, requieren a ingenieros, matemáticos, economistas especializados en ramas de economía cuantitativa o físicos, todos ellos con gran conocimiento en materia de análisis de todo tipo, especialmente en el cálculo de probabilidades de sucesos y escenarios de riesgos así como en las pruebas realizadas para mitigarlas y en su grado de confianza.