El coaching es un conjunto integrado de acciones orientadas a mejorar el desempeño de una persona, de manera que alcance todo su potencial.

Consiste en una relación profesional entre un cliente y el coach (entrenador), una conversación, que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios del cliente; mediante el proceso de coaching, éste profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida.

Principales características del coaching

  • Concreción: La técnica se focaliza en conductas que pueden ser mejoradas, en los aspectos objetivos y descriptivos del desempeño de lo que el cliente se propone realizar.
  • Interacción: Se trata de un tipo de conversación en la que se intercambia información e ideas con el total involucramiento de ambas partes.
  • Responsabilidad compartida: Tanto el coach (entrenador) como el cliente tienen una responsabilidad compartida para trabajar juntos en la mejora continua de la actividad propuesta.
  • Forma específica: El objetivo de la conversación se define en su comienzo y el flujo de la misma implica una primera fase en la que se amplía la información, para luego centrarla en aspectos específicos en la medida en que los participantes van logrando la meta pautada.
  • Respeto: El entrenador que utiliza este modelo comunica en todo momento su respeto por la persona que recibe el coaching.

Por otro lado, entre los elementos que conforman el coaching destacan los que se describen a continuación:

  • Valores: El coaching se basa en unos argumentos que han quedado aclarados desde el inicio entre los participantes. En caso contrario, se convierte en una serie de trucos conductuales o en unas técnicas de comunicación alejadas del concepto de coaching.
  • Resultados: El coaching es un proceso orientado a resultados y que tiene como consecuencia la mejora continua del desempeño, ya sea individual o grupal.
  • Disciplina: El coaching es una interacción disciplinaria. A fin de lograr la meta de la mejora continua, un coach debe ser lo suficientemente disciplinado como para crear las condiciones esenciales y manejar adecuadamente una conversación de coaching.
  • Entrenamiento: Para conseguir el objetivo del coaching, se necesita un entrenamiento. Es decir, no basta con el conocimiento intuitivo o la simple memorización de ideas y conceptos, ya que estas funciones no garantizan que se lleven a cabo conversaciones orientadas a mejorar el desempeño.

Asimismo, entre las razones por las cuales el coaching es indicado para las empresas destacan:

  • Consolida con eficacia nuevas promociones o cambios de asignación.
  • Potencia la fidelización del talento interno.
  • Integra la metodología que multiplica las capacidades de las personas.
  • Innova en procesos o modelos de gestión.
  • Potencia resultados de negocio.

Igualmente, entre los beneficios que recibe el cliente a través del coaching se encuentran:

  • El desarrollo de sus capacidades y fortalezas.
  • Mayor eficiencia.
  • Toma de decisiones con conciencia, conocimiento, argumentos y valores.
  • Confianza en uno mismo.
  • Atreverse a arriesgar por lo que se quiere.