Desde pequeños y en multitud de ocasiones, a lo largo de nuestra vida, habremos oído a muchas personas lo importante que es ahorrar. Si bien, es cierto que este tipo de consejos casi siempre suelen venir de personas con una edad avanzada.

Esto es debido a que normalmente cuando somos más jóvenes no pensamos tanto en el futuro y sí más en el presente. El tipo de ahorro que realizamos es mantener una cantidad de la que no bajar en la cuenta corriente y en ocasiones hacemos un esfuerzo ligeramente mayor para eventos puntuales ya sean regalos o vacaciones. Pero, ¿Cuál es la manera adecuada? ,¿por dónde debemos empezar a ahorrar? y ¿qué herramientas son las más idóneas para hacerlo?. A continuación trataremos de resaltar los puntos más importantes a tener en cuenta.

Cuando empezamos a pensar en ahorrar lo más importante no es la cantidad a ahorrar sino cuales son los objetivos o que queremos hacer con ese ahorro, ya sean imprevistos, unas vacaciones, un coche, universidad de los hijos, etc.

Una vez tenemos los objetivos, habrá que separarlos en plazos y vamos a ver qué características tiene cada uno:

  • Corto Plazo (menos de 1 año): en este plazo vamos a tener una pequeña rentabilidad pero a cambio una gran liquidez. Aquí vamos a encontrar cuentas remuneradas y depósitos a corto plazo. Podemos ver cómo evoluciona la rentabilidad en los depósitos con más alta rentabilidad de este tipo.
  • Medio Plazo (de 1 a 5 años): aquí encontraremos activos en los que inmovilizaremos el dinero más tiempo y gracias a ello obtendremos un poco más de rentabilidad. Estos activos serán en su mayoría depósitos.

Los instrumentos que se muestran en cada plazo, son los más seguros o con menos riesgos, dado que se trata de ahorro, el riesgo no es una variable deseable en este caso. Para tratar de sacar más partido a nuestro dinero, asumiendo algo más de riesgo tenemos que pensar en invertir nuestro dinero, ya sea mediante acciones, fondos de inversión, ETFs, renta fija o productos derivados. Es importante por ello conocer la diferencia entre ahorro e inversión.

Se habla mucho de la importancia del ahorro en los medios económicos, su importancia es vital tanto para nosotros como para la economía en general. Con un sistema de pensiones cada vez más insostenible en España, el ahorro pude convertirse en nuestro bote salvavidas.

A la hora de ahorrar es fundamental tener claros los objetivos de nuestro ahorro y hacerlo de la manera adecuada. En vez de pedir un préstamo para comprar un coche o un televisor y asumir unos costes por ello, si pronosticamos la fecha en la que vamos a comprar el coche o el televisor y vamos haciendo un colchón de dinero, no solo nos ahorraremos los costes del préstamo, sino que además habremos sacado partido a nuestro dinero.