La consolidación de los estados financieros son el conjunto de técnicas que se utilizan en contabilidad para elaborar los estados financieros de un grupo de empresas. A través de la consolidación de los estados financieros se busca tener una visión única de la realidad económica y financiera de las distintas sociedades que integran un grupo de empresas.

Las cuentas de una sociedad pierden significación cuando ésta se encuentra enmarcada en un grupo empresarial, es decir, las empresas, por separado, no dan una imagen real del grupo. La contabilidad individual de cada una de las sociedades que conforman un grupo puede omitir información importante, como los negocios que se puedan dar entre las empresas de un mismo grupo. La solución es la consolidación de cuentas, de ese modo, se tiene una visión mucho más precisa de la verdadera situación económica, financiera y patrimonial del grupo de empresas.

Conceptos fundamentales en la consolidación de cuentas

Antes de seguir con la explicación, estos son los principales conceptos que hay que conocer sobre la consolidación de cuentas:

  • Empresa tenedora: Posee inversiones permanentes en otras compañías.
  • Empresa controladora: Controla a una o más subsidiarias, es decir, que posee más del 50% de las acciones.
  • Empresa subsidiaria: Es la compañía que es controlada por otra conocida como controladora, es decir, que es poseída por encima del 50% de las acciones.
  • Empresa afiliada: Sociedades que tienen accionistas comunes o administración común significativa, es decir, que tienen inversión de otra compañía entre el 25% y el 50% de sus acciones.
  • Empresa asociada: La empresa tenedora tiene infulencia significativa en su administración, pero no llega a tener el control.

Requisitos para poder consolidar

Para poder hacer una consolidación de cuentas estos son los principales requisitos que se deben cumplir:

  1. Hacer un estudio preliminar de las empresas subsidiarias cuyas cuentas deberán consolidarse.
  2. Debe ser posible unificar las cuentas de las distintas empresas subsidiarias.
  3. Que los estados financieros de las empresas estén certificados y acompañados por la opinión profesional de un auditor.
  4. Tiene que ser necesario establecer conciliación entre las cuentas de las distintas empresas del grupo.

Cuándo NO se debe consolidar

Cuando estemos en una de las siguientes situaciones es conveniente no consolidar:

  • Cuando el control de la empresa solo sea temporal, puesto que distorsionaría las cifras de un periodo a otros.
  • Cuando no se tenga el control de la empresa porque esté en situación de quiebra o liquidación.
  • Cuando las empresas se encuentran en situaciones especiales como son los periodos de reorganización.
  • Aquellas que estén domiciliadas en el extranjero y tengan restricciones a la hora de consolidar cuentas.
  • Cuando la actividad sea muy diferente a la de la empresa controladora.

Fases del proceso de consolidación de estados financieros

Estos son las principales fases del proceso de consolidación:

  1. Homogeinización temporal: Las cuentas se referirán a la misma fecha de cierre y periodo que las consolidadas.
  2. Homogeinización valorativa: La sociedad dominante debe aplicar los mismos criterios de valoración en las cuentas consolidadas que los aplicados a sus cuentas.
  3. Agregación: Se suman los saldos de las distintas sociedades.
  4. Eliminación: Busca eliminar duplicidades en las cuentas y operaciones.
  5. Formulación: Redacción y aprobación de las cuentas.