La Contra-OPA se define como una oferta pública de adquisición que se realiza sobre una empresa sobre la que ya existe una OPA en vigor. Esta nueva oferta de compra recibe el nombre de caballero blanco ya que su finalidad es revocar el la compra o la OPA inicial y, asimismo, frenar el ataque especulativo de la compra que puede llevara movimientos de salida de empleados y recortes económicos.

La contra-OPA debe cumplir los requisitos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores y debe comprometerse a adquirir, como mínimo, el mismo número de acciones que la OPA inicial aunque lo recomendable es que mejore las condiciones de ésta tanto en precio como en el numero de valores de compra.

Plazo de aceptación de la Contra-OPA

La Contra-OPA debe ser por un mínimo del 5% de las acciones o superar en un 5% el precio de las acciones ofrecido por la OPA inicial. Una vez realizada y aceptada la propuesta, el plazo de aceptación por ley es de 30 días.

Consecuencias de una Contra-OPA

Entre algunos de los efectos que se producen como consecuencia del lanzamiento de una contra-opa podemos destacar los siguientes:

  1. Posible cambio en la decisión de los órganos de gobierno o miembros del Consejo de Administración, debido a que es posible que algunos hayan aceptado la OPA inicial y cambien de opinión.
  2. Cambio en las proyecciones de la empresa para los accionistas, en la estructura y política de la empresa en cuánto a organización, política de dividendos y su plan de negocio.
  3. Reacción de la OPA inicial ante la presentación de una Contra-OPA. La OPA inicial puede mejorar su oferta, mantenerla o retirarse.
  4. Intereses contrapuestos de la Contra-OPA respecto a la OPA. La Contra-OPA busca defender la empresa, su actividad, a sus empleados y no especular con ella ni venderla al mejor comprador.