La contrapartida se define como la otra parte en una operación financiera. Se relaciona con la ley de la oferta y la demanda en las inversiones en Bolsa.

Importancia de una contrapartida

Imaginemos que existe un inversor que desea comprar un activo financiero, la contrapartida será aquella persona o institución que venda ese título financiero, esto es, ejerza la operación contraria para que se pueda casar con la compra de este inversor.

La contrapartida puede ser otra persona, una institución financiera, una empresa o un creador de mercado. Este concepto es de vital importancia para que exista liquidez y para que exista un mercado de negociación, ya que sin ella sólo tendríamos una pata en la operación y no se podría casar, por tanto, no habría operación ni mercado de negociación.

El acceso a la información en los mercados financieros es muy asimétrica. Existen inversores que tienen más información que otros, en este aspecto, los inversores institucionales tendrán más información que el inversor particular ya que, por ejemplo, podrán ver la órdenes que introducen sus clientes y con esa información, introducirán posiciones en el mercado ofreciendo contrapartida a otros inversores. Debemos tener en cuenta que esta información, ya que un porcentaje muy importante pierde dinero en Bolsa. De este modo, la contrapartida con mayor información tendrá una muestra mas amplia acerca de qué es lo que están haciendo los inversores y podrá beneficiarse de esta situación.

Es tarea de los reguladores y de las nuevas leyes que vienen en camino la de controlar este abuso de la información, con el objetivo de evitar la manipulación de precios y ejercer una posición dominante en el mercado. Los reguladores deben de ser más estrictos y más certeros en sus controles para que exista igualdad de oportunidades para todos los inversores.

Otra cuestión aparte es la tecnología, las grandes firmas de inversión mundiales tienen sistemas muy potentes que actúan creando liquidez como contrapartida a milésimas de segundo y que les permite aprovecharse de fallos de mercado.