Un contrato inteligente es un acuerdo que se ejecuta de manera autónoma y automática.

Los contratos inteligentes son acuerdos entre dos o más agentes en donde una vez definidas las condiciones, las consecuencias se ejecutan de manera automática sin la necesidad de intermediarios.

Cómo funcionan los contratos inteligentes

Los contratos inteligentes son programas informáticos, se trata de un fragmento de código virtual que se almacena en una red bloques (lo que se llama tecnología cadena de bloques o blockchain en inglés). Dicho código define una serie de condiciones (pactadas por las partes) y consecuencias. De esta forma, si se cumple A, entonces automáticamente el contrato ejecutará B. No se requiere de la interpretación ni de la actuación de ningún intermediario.

Ahora, para poder llevar a cabo las consecuencias del contrato, es necesario una tecnología que permita acceder a los activos o cuentas de los participantes. Para esto los contratos inteligentes se basan en la tecnología cadena de bloques y el internet de las cosas.

Ejemplo de contrato inteligente

Supongamos que José quiere comprar una casa a Antonia. Ellos hacen un contrato inteligente, una vez que se pague la última cuota, automáticamente se transfiere la propiedad (escritura) a José. No se requiere de un notario que asegure que el contrato se cumplirá. Además, con el internet de las cosas, podemos lograr que el control de la casa (accesos, alarma, etc.) quede en manos del nuevo propietario.

Cuál es la diferencia entre los contratos tradicionales y los inteligentes

A continuación describimos las principales diferencias entre los contratos tradicionales y los inteligentes:

Contrato tradicional: Acuerdo entre dos o más partes. Puede ser verbales o escrito, sujeto a las leyes y jurisdicciones territoriales, y en ocasiones requiriendo de notarios, implicando costes y tiempo. No exhaustivo, sujeto a errores y en caso de conflicto a interpretación.

Contrato inteligente: Es capaz de ejecutarse y hacerse cumplir por sí mismo, de manera autónoma y automática, sin intermediarios ni mediadores. Evitan el lastre de la interpretación al no ser verbal o escrito. Puede ser creado y llamado por personas físicas y/o jurídicas, pero también por máquinas u otros programas que funcionan de manera autónoma.

Ventajas de los contratos inteligentes

Estas son las principales ventajas de los contratos inteligentes:

  • Menores costes burocráticos (elimina la necesidad de costosas terceras partes)
  • Mayor accesibilidad a todo tipo de público (menores costos y mayor simplicidad)
  • Son más seguros (son inmutables, se especifican condiciones para ser ejecutados)
  • Fomenta la competencia (menores costos, mayor transparencia, elimina intermediario)
  • Reduce asimetrías de información (falta de conocimiento y confianza en contraparte se elimina pues se ejecuta sólo al cumplirse determinada condición)
  • Transparencia (códigos visibles)
  • Reduce la necesidad de señalización (código ejecutable y objetivo)
  • Externalidades positivas (Se crea, comparte y almacena información en cadenas para el uso colectivo)
  • Mayor eficiencia, mayor productividad

Desventajas de los contratos inteligentes

Estas son las principales desventajas de los contratos inteligentes:

  • Actual desconocimiento
  • Temor ante los cambios tecnológicos
  • La errónea idea de que contratos inteligentes se utilizarían para evitar reguladores
  • Conseguir que la cadena de bloques utilizada consiga entidad legal, esté validada y sea admitida por todos los intermediarios
  • Preocupación sobre la inmadurez, la fiabilidad, la escalabilidad, la utilidad y la seguridad real de la cadena de bloques
  • Se requiere estandarizar y normar la implementación de casos de uso, por ejemplo, utilizar contratos P2P (propiedades) o B2B (proveedores) y cuyos efectos sean disminuir intermediarios como notarías y agilizar el proceso de suscripción, seguimiento y cierre.