Se denomina control de tesorería a todas aquellas funciones y procesos destinadas a controlar, gestionar y acreditar las labores de cash-flow (cobros y pagos) de una organización.

En este sentido, el control de tesorería debe ser tanto de tipo interno como externo.

Control de tesorería de tipo interno

Los objetivos del control de tesorería deben ir encaminados a la planificación de los flujos de caja para de esta forma realizar una previsión de tesorería temporal sobre los pagos y cobros previstos en el ejercicio de tal forma que las cuentas no se queden sin efectivo para afrontar pagos ni se queden recursos ociosos procedentes de los cobros que pueden emplearse en actividades más rentables o depósitos monetarios.

También, es importante que las labores de tesorería sirvan como elemento de control contable registrando todos los movimientos de entradas y salidas de dinero, anotando con fecha y lugar la motivación de éstos.

Control de tesorería de tipo externo

Desde el punto de vista externo, las labores de control de tesorería van destinadas a ofrecer a la dirección de las organizaciones una planificación de movimientos de cash y previsiones futuras a medio y corto plazo sobre entradas y salidas de dinero, con la que se pueden planificar a su vez las remesas de pagos de nóminas, pagos a proveedores, suministros y demás pagos de distinta categoría en base a la esperanza de recibir pagos ya sean de clientes, otras empresas asociadas o desinversiones.

Control mancomunado de Tesorería

El control en la tesorería pone de manifiesto a su vez en qué medida estas acciones deben contar con un apoyo, supervisión o validación de un superior en función del calado y/o volumen de la operación.

Por ejemplo, en aquellas labores en las que por su importancia necesiten de varias firmas de diversos managers o directivos de forma que surge la necesidad no sólo de informar a más de un elemento, sino de contar con el beneplácito expreso de cada uno de éstos, dejando así de manifiesto un mayor control e información entre los responsables.

Desde el punto de vista exterior, la gestión de tesorería también trata en sus relaciones con grupos de interés ajenos directamente a la empresa como bancos o gestión de avales de tal forma que surte a la empresa de aplicaciones con las que conseguir acopiar una mejor información con el exterior y poder negociar diversos créditos, imposiciones o gestión de avales y de tesorería, otorgando así a las organizaciones de herramientas importantes para el día a día la gestión básica de las actividades.