Se conoce como corresponsal bancario a aquellas empresas que actúan de forma autorizada en nombre de una entidad bancaria y realizan muy diversas operaciones bancarias para la misma, normalmente de carácter sencillo o de bajo coste para el banco.

Con el paso de los años los bancos comerciales han visto en el aprovechamiento de los corresponsales bancarios una buena manera de extender sus zonas de trabajo y el acceso a un mayor número de clientes, a los cuales se busca facilitar su relación con la entidad y la mejora de sus servicios.

Aunque normalmente un corresponsal bancario tiene la capacidad de actuar de manera más o menos autónoma, siempre y en todo momento la responsabilidad final de su actividad pasa por la entidad de banca para la que trabaja. De este modo gran cantidad de comercios gozan del estatus de corresponsal y desarrollan actividades para el banco.

Junto al desarrollo de la banca digital u online, la aparición de este concepto de banca responde a la necesidad de los bancos comerciales de poder llegar y prestar su servicio a un mayor número de zonas geográficas, incluso de difícil acceso o de núcleos de población pequeños para la apertura de una sucursal corriente.

Otra modalidad existente en el mercado bancario es la del corresponsal bancario individual, es decir, una persona escogida y formada por el propio banco que trabaja de manera autónoma pero supervisada por este en todo momento que realiza estas labores de manera independiente en representación del banco.

Actividades a desarrollar por el corresponsal bancario

  • Cobro de facturas de servicios de suministro energético, de telefonía, suscripciones a servicios de televisión o Internet…
  • Cobro de cuotas de préstamos, créditos personales y otros productos bancarios
  • Servicio de cajero electrónico para la retirada y/o ingreso de dinero en efectivo
  • Transferencias bancarias y cobro de cheques
  • Otros servicios cotidianos de banca, como el mantenimiento de tarjetas bancarias o consultas de los productos ofrecidos por la entidad a la que se adhieren

Ventajas ofrecidas por el sistema de corresponsales bancarios

Principalmente lo más positivo del uso de corresponsales es la extensión de la red comercial de las entidades bancarias y el más fácil acceso para la población de sus servicios, al no tener que asistir necesariamente a una sucursal para la gestión de toda su actividad.

Desde el punto de vista de los corresponsales, desarrollar estas nuevas actividades en sus negocios les permite ampliar su línea de trabajo y conseguir nuevos niveles de beneficio, además de atraer a nuevos clientes.

Ejemplos de corresponsal bancario

Un claro ejemplo es el acuerdo entre un banco y un cadena de supermercados para ofrecer a los clientes la posibilidad de que retirar efectivo de sus cuentas en los mismos supermercados aprovechando el pago de sus compras. Es decir, es posible pagar una compra de 10 euros con tarjeta abonando 50 y obtener la diferencia en efectivo en caja.