El coste directo es aquel que puede medirse y asignarse directamente y de forma inequívoca a un producto concreto. Es una categoría de coste clasificado en función de su relación con la producción.

Son los costes que se imputan de forma muy clara a un producto para conocer su coste unitario y para los que no es necesario establecer ningún criterio de imputación entre diferentes productos porque su reparto económico individual es obvio.

Tipos de coste directo

Los tipos de costes directos más habituales son los siguientes:

  • Materia prima: son los materiales que forman parte de un producto. En la fabricación de una puerta sería la madera, bisagras o tornillos. Para fabricar una puerta es fácil e intuitivo saber cuánta cantidad de materias primas has utilizado y el precio de coste de las mismas.
  • Mano de obra directa: personal relacionado directamente con la fabricación del producto durante el 100% de su tiempo trabajado. Siguiendo con el ejemplo anterior, correspondería al salario del trabajador que está poniendo las bisagras o pintando la madera.
  • Otros: envases, transporte por unidad, embalajes, etc.

Debemos considerar que los costes pueden ser directos o indirectos dependiendo del sector en el que opera la empresa, e incluso dependiendo de la organización que tenga cada empresa. Puede ser que un coste sea directo para una empresa y, sin embargo, sea un coste indirecto para otra empresa.

Por ejemplo, si una empresa fabrica un solo producto el coste del alquiler de la fábrica sería un coste directo ya que únicamente tendría que repartirlo entre las unidades producidas. Pero una empresa que fabrica diferentes productos debería clasificar ese mismo coste como coste indirecto, ya que tendría que aplicar un criterio de imputación para cada producto.

Ejemplo de coste directo

Imaginemos una empresa dedicada a la fabricación de zapatillas de cuero y a la fabricación de camisetas deportivas. Determinar si los costes indicados a continuación son costes directos:

  • Cuero: Si. El cuero es una materia prima utilizada únicamente para las zapatillas y es posible cuantificar cuánto cuero necesita exactamente cada zapatilla.
  • Tela: Si. La tela es una materia prima utilizada únicamente para las camisetas, y es posible cuantificar cuánta tela necesita exactamente cada camiseta.
  • Cordones: Si. Los cordones son materia prima y se conoce cuántos cordones lleva cada zapatilla.
  • Amortización de la maquinaria: No. En este caso estamos fabricando dos productos y no es sencillo cuantificar qué parte de la amortización podemos destinar a cada producto. Podría hacerse por horas de maquina utilizadas o por cantidades producidas, por ejemplo.
  • Alquiler de la fábrica: No. Mismo caso que la amortización de la maquinaria.
  • Salario del personal de venta: No. No es personal relacionado directamente con el proceso de fabricación.
  • Salario de la persona encargada de añadir los cordones: Si. Es personal relacionado directamente con la fabricación de zapatillas y, por tanto, podemos distribuir su salario entre la cantidad de zapatillas fabricadas.