Se denomina cotización a la Seguridad Social a cada cuota que tanto empleados como empleadores deben de abonar al Estado como aportación. Normalmente, la cotización corresponderá a una fracción mensual o porcentaje del sueldo de un trabajador, ingresado a manera de retención en el sistema de Seguridad Social del país en cuestión. Dicha retención debe de quedar correctamente registrada en cada nómina entregada al empleado.

También se conoce como cotización al monto total que la suma de los trabajadores en activo debe aportar al Estado en contribuciones a la Seguridad Social. La suma de las cotizaciones a la Seguridad Social de todos los trabajadores de un país es una de las fuentes más importantes de financiación de un Estado.

En España, por ejemplo, está organizado mediante el Código de Cuenta de Cotización. Un número de once dígitos se le asigna a los trabajadores al comienzo de su vida laboral y que servirá para que se le identifique durante toda su carrera profesional. Sin embargo, en cuanto a la financiación hay que aclarar que la financiación de la asistencia médica no está cubierta con las cuentas de la Seguridad Social.