El término cotización se emplea para referirse a un documento informativo que el departamento de compras de una empresa o institución utiliza para entablar una negociación. Este documento no genera ninguna forma de registro contable, sino que sólo pretende establecer el precio justo a un bien o a un servicio por comprar u ofrecer.

La cotización determina el valor real de un bien o de un servicio. Se utiliza para conocer cuál va a ser el coste de un producto o servicio. En los servicios muchas veces se utiliza también la palabra presupuesto. Pedir a un carpintero el presupuesto de una obra, por ejemplo.

Una empresa puede pedir la cotización de tres kilos de cemento a su proveedor para saber cuanto le va costar ese producto. Se pide la cotización de un bien o servicio porque el precio de los mismos suele ser muy volátiles, es decir, muy variables en el tiempo. Por esta razón, la empresa pide a su proveedor que le diga cuánto va a costar el bien o servicio y para ello se utiliza este documento informativo.