6107792072_8538fedd62El Crac del 29 fue una de las grandes crisis económicas del siglo XX. Todo comenzó con un crack bursátil un día que fue conocido como el Jueves Negro.

Por aquellos días de octubre reinaba la desconfianza en los títulos que tan queridos habían sido hasta entonces. La creencia de que estos estaban sobrevalorados crecía entre los inversores.  El Consejo de la Reserva Federal había encendido los warning hacía ya unos meses, se reunía diariamente desde marzo debido a la situación de la bolsa.

 El 21 de octubre la semana no empezaba bien en Wall Street, la actividad en la Bolsa se presentaba escasa. El viernes anterior ya habían caído las primeras gotas de pánico con la venta de millones de acciones. La mañana del jueves 24 las cotizaciones descendieron como una piedra por un abismo, hecho que obligó a los grandes banqueros del momento a reunirse y decidir actuar.

En la reunión participaron Thomas Lamont, de Morgan; Charles Mitchell, del National City y Albert H. Wiggin, del Chase. El resultado del encuentro fue acudir a la Bolsa y comprar acciones con el fin de estabilizar el mercado. Pensando que podían restablecer la confianza. Pero el fin de semana la nube de la confianza oscurecía todo el cielo. El lunes supuso una masiva venta de acciones, la cual sería superada al día siguiente. El martes llegaría a ser el mayor desplome de la bolsa hasta el momento. De ahí que se les apodara a estos días como el Lunes Negro y el Martes Negro.

 

crac 29De esta forma se repetía la misma canción, aquella que empezó a sonar por Holanda con su Tulipomanía . Los precios se incrementaban por el optimismo de que estos seguirían incrementándose y efectivamente aumentaban por las compras resultantes, fruto de la especulación y animadas por el apalancamiento. Hasta que un día todo el tenderete se viene abajo, la confianza se esfuma, no hay nuevos compradores y llegan las terribles consecuencias del exceso. Personas arruinadas, pobreza, los que habían sido considerados como genios de las finanzas tienen que comparecer ante la ley, otros deciden poner fin a su existencia. Pero el mundo sigue y se tiene que hacer frente al negro temporal. Esta tragedia no sólo afectó a EE.UU sino que se extendió al mundo industrializado. Creó conciencia durante un plazo de tiempo nunca visto antes pero volvería a sucumbir a la codicia después. Por ejemplo, otro octubre pero bastantes años después, precisamente en 1987 o la actual crisis en la que nos encontramos. Porque aunque se tomaron medidas en su momento como la creación de la Comisión de Valores y Cambio, restricciones a los holdings y el control de márgenes obligatorios. No se le cortaron las alas a la especulación, detonante de todos estos episodios.
Después de esta vista general de lo que fue la Gran Depresión, para profundizar en el tema, entender mejor cuales fueron los precedentes a esta catástrofe bursátil y sus consecuencias. Os dejamos el siguiente documental del canal Historia donde se puede respirar el aire de los felices años 20 y sentir como se fue enturbiando ese mismo aire.
crisis del 29