Se habla de creación de valor como la capacidad que tienen las empresas o sociedades para generar riqueza o utilidad por medio de su actividad económica. En el ámbito de la dirección estratégica se define a la creación de valor como el principal objetivo de las sociedades mercantiles y su razón de ser.

En la literatura económica y especialmente la empresarial, el fin de una empresa ha sido desde su origen las búsqueda del máximo beneficio posible. La teoría de la empresa actualmente ha desarrollado esta idea y señala que es la creación de valor el factor a tener en cuenta a la hora de diseñar un plan de negocios y funcionar en una actividad.

Según la teoría de la empresa, las organizaciones mercantiles o económicas basan su trabajo y funcionamiento en la creación de valor, es decir, tienen unas espectativas en las cuales basan su trabajo y fijan unos determinados objetivos para un determinado periodo de tiempo.

Medición de la creación de valor

La contabilización del valor creado cuenta con un gran número de modalidades y posibilidades en la literatura económica dentro de la dirección estratégica. Es decir, se trata de un campo de análisis y de estudio en el que el propio concepto de valor es subjetivo y varía según el auto o investigador. Por este motivo, la creación de valor es un parámetro complicado de estimar con precisión.

La tendecia más extendia tiene en cuenta el beneficio obtenido, pero precisa necesariamente también aquellos costes en los que la empresa ha incurrido a la hora de lograr el mismo. De manera lógica, si los resultados obtenidos son mayores cuantitativamente que los recursos empleados en la actividad económica diremos que ha existido una creación de valor. En este aspecto, se suele hablar del Principio fundamental del Valor Económico Agregado o EVA, una medida que equivale al beneficio neto operativo de una compañía menos el costo de todo el capital requerido a la hora de producir esos ingresos.

Otra de las maneras más comunes para medir la creación de valor de una empresa es el estudio del valor creado para los accionistas, debido a que estos son los agentes propietarios de la misma y los más interesados en su buen funcionamiento. Alternativamente en la gestión empresarial otra tendencia es el estudio del valor de marca en diferentes momentos para analizar su evolución.

Diferencia entre valor de la empresa y creación de valor

Es importante no confundir el concepto de creación de valor con el de valor de una empresa, ya que a menudo es un problema existente y que precisa de explicación. La principal diferencia entre ambas definiciones es que el valor de una empresa es una variable fondo, mientras que la creación de valor es flujo y se desarrolla en un periodo de tiempo en cuestión.

Sí que es cierto que ambas variables se influyen mutuamente, ya que empresas grandes tienen mayores posibilidades de crear más valor, y alternativamente una empresa que logra crear mucho valor tiene más posibilidades de supervivencia y de convertirse en una empresa más grande.