Se entiende por cuenta de resultados en porcentaje al resultado de expresar cada masa patrimonial de la cuenta de resultados como porcentaje del total de ventas.

Al analizar los estados financieros de una empresa, se hace necesario establecer comparaciones con otras empresas del sector. Esas comparaciones nos van a ser de vital ayuda para determinar el atractivo de la empresa analizada en cuestión. El problema de las comparaciones, es que pueden existir grandes diferencias entre ellas en base a su tamaño (diferente volumen de ventas, distintos métodos de amortización o ingresos/gastos financieros diferentes por citar algunos ejemplos).

Utilizar la cuenta de resultados en porcentaje del total de ventas, nos va a servir para neutralizar el efecto de la diferente escala entre empresas. Por lo tanto la cuenta de resultados expresada como porcentaje, nos permite poder establecer una mejor comparación entre empresas del mismo sector al relativizar las cifras de cada masa patrimonial en base al total de las ventas.

Ejemplo de cuenta de resultados en porcentaje

A continuación se muestra el balance de situación de la empresa X y de la empresa Y, tanto en valores absolutos, como en porcentaje.

Empresa X%Empresa Y%
Ingresos ordinarios20.000100%48.000100%
Gastos por retribución a empleados6.00030%13.50028%
Amortizaciones2.50013%8.20017%
Consumo de materias primas1.0005%2.0004%
Resultado de explotación10.50053%24.30051%
Ingresos financieros1.5008%1.2003%
Gastos financieros8004%7.00015%
Beneficio antes de impuestos (BAI)11.20056%18.50039%
Gastos por impuestos sobre las ganancias3.00015%8002%
Resultado del ejercicio8.20041%17.70037%

 

Conclusiones extraídas al expresar la cuenta de resultados como porcentaje

Dependiendo de si atendemos a las cifras en valores absolutos o como porcentajes, podríamos extraer distintas conclusiones. A continuación se exponen unos ejemplos sobre estas.

  • Resultado de explotación: En términos absolutos la empresa Y tiene un resultado de explotación notablemente mayor al de la empresa X (24.300 frente a 10.500). Sin embargo al ver las cifras como porcentaje observamos que el resultado de la empresa X es ligeramente mayor al de la empresa Y (53% frente a 51%). Esto se debe principalmente a su menor nivel de amortizaciones.
  • Beneficio antes de impuestos: De nuevo en términos absolutos la empresa Y tiene un resultado más abultado (18.500 frente a 11.200), pero en porcentajes es la empresa X la que tiene un mejor resultado (56% frente a 39%). Esto es principalmente por los gastos financieros. La empresa Y podría estar financiando algún proyecto con una emisión de deuda y consecuentemente tener una mayor carga de intereses. Por lo tanto, esto estaría lastrando su beneficio antes de impuestos.
  • Resultado del ejercicio: De nuevo el mismo caso. La empresa Y tiene un mayor resultado del ejercicio que la empresa X (17.700 frente a 8.200), pero en términos relativos sucede al contrario (41% frente a 37%). Si nos fijamos vemos que la diferencia entre ambas (como porcentaje) ya no es tan grande como pasaba con el beneficio antes de impuestos. Esto es debido a que la empresa X tiene una mayor carga impositiva que la empresa Y (15% frente al 2%). Aun así, la empresa X termina teniendo un resultado del ejercicio ligeramente mayor como porcentaje de las ventas que la empresa Y.