Una cuenta a pagar es una cuenta que presenta saldo deudor en el balance de la empresa. El origen de estas cuentas deriva de determinadas operaciones, como la por ejemplo la compra de bienes materiales, la recepción de un servicio o gastos incurridos entre otros. Por tanto, estas representan una obligación de pago para la empresa ante sus acreedores y proveedores.

Estas cuentas a pagar representan un crédito concedido a la empresa para el desarrollo de su actividad económica. En este caso el crédito lo concede un proveedor sin intermediación de una entidad financiera. Por lo tanto, estas cuentas a pagar suponen una forma de financiación a la actividad económica de la empresa libre de intereses. Desde la óptica de la empresa que ha concedido el crédito, las cuentas a pagar tendrán justo la consideración contraria (cuentas a cobrar).

Dependiendo del período de tiempo dispuesto para liquidar la obligación de pago, estas se podrán clasificar como cuentas a pagar a corto plazo (menor a 12 meses) o como cuentas a pagar a largo plazo (mayor a 12 meses). Las cuentas a pagar a largo plazo deben reclasificarse al finalizar el período económico como cuentas a pagar a corto plazo, si la deuda vence en los próximos 12 meses.

Ejemplo de contabilización de cuenta a pagar

Supongamos que la empresa X ha adquirido mercancías por valor de 20.000 €. a la empresa Y. Supongamos además para simplificar que la venta esta libre de IVA y que la empresa X emite un efecto comercial pagadero a 90 días.

DEBEHABER
600 Compra de mercaderías  20.000400 Proveedores 20.000
400 Proveedores  20.000401 Proveedores, efectos comerciales a pagar  20.000

En primer lugar, se realiza un apunte en el debe con la cuenta de compra de mercaderías por 20.000 €. contra la cuenta de proveedores. La deuda se va a liquidar mediante un efecto comercial en un plazo de 90 días. Para reflejar esto se cancelaría la cuenta de proveedores contra la cuenta de proveedores, efectos comerciales a pagar.

De esta manera la empresa Y estaría financiando la compra de las mercaderías a la empresa X habiéndole concendido un crédito comercial durante 90 días.