Las cuentas anuales consolidadas son aquellos estados contables de obligada presentación para las empresas que forman un grupo económico o holding como si fueran una sola entidad o personalidad económica.

En numerosas ocasiones las empresas tienen participaciones de capital en unas sobre otras o en terceras formando así holding o grupos de empresas. Como cada sociedad tiene su personalidad jurídica propia, cada una de éstas deberá presentar su contabilidad y las cuentas anuales al igual que el resto de sociedades, con la salvedad de que los grupos económicos que cuentan con varias empresas deben presentar a su vez una consolidación de sus cuentas anuales, que suponen unos estados contables, llamados generales, a todo el grupo, debido a que opera conjuntamente a través de varias sociedades y no como entidades completamente independientes.

Estados contables de las cuentas anuales consolidadas

Al igual que para el resto de sociedades, estos estados contables son:

Cómo y por qué se lleva a cabo la consolidación de cuentas

La consolidación se realiza de acuerdo a normas nacionales e internacionales que suponen una homogenización de la información y elementos contables de tal forma que se realice de forma similar en cualquier país del mundo, pudiendo presentar la misma información de acuerdo a criterios iguales, dejando aparte las exigencias concretas de cada territorio.

Este hecho se produce por varias razones, primeramente por las exigencias de las administraciones y organismos públicos para un seguimiento y control de las actividades intragrupo que impidan la evasión de impuestos y de capitales como consecuencia de la realización de actividad y transacciones entre las propias sociedades, de forma que permitan dar una imagen fiel de la situación del grupo en su conjunto.

Por otra parte, y más importante, las empresas multinacionales deben recoger información de sus filiales y participaciones en todo el mundo para integrarla a nivel global y presentar un balance de gestión y resultado de todo el grupo, por lo que la consolidación es vital en este caso. Además, en las empresas cotizadas, la consolidación y posterior presentación de la información supone el elemento transcendental para los accionistas y grupos de interés, a los cuales los grupos empresariales deben rendir cuentas.