La declaración de un siniestro es la presentación formal de unos hechos mediante un documento ante una entidad aseguradora. La el objetivo principal es obtener una determinada indemnización por daños sufridos.

En el ámbito de los seguros, es habitual que ante la aparición de siniestros de muy diverso tipo sea necesario realizar una declaración de un siniestro como medida previa y necesaria para la reclamación al seguro del importe a recuperar en cuestión, o indemnización.

Lo más habitual es que sea el propio titular o beneficiario del seguro el que realice esta acción, inmediatamente después de que el siniestro tenga lugar o en un plazo de tiempo corto. Es habitual que se estipule en cada contrato de seguro el plazo, la forma y la documentación extra a presentar a la hora de declarar un percance. Siempre dependiendo del tipo de seguro contratado o lo que cubra este.

La no declaración de un siniestro o su excesiva tardanza a la hora de informar a la compañía puede provocar en muchas ocasiones la pérdida del derecho de recuperación de costes o daños.

Contenido exigido en una declaración de siniestro

Una declaración de un siniestro debe incluir en su presentación toda la información relativa a su origen: fecha en la que ha sucedido, lugar físico o localización exacta, hora de ocurrencia, existencia o no de testigos, etc.

A menudo toda esta información es contrastada por las compañías aseguradoras mediante la designación de un perito. Por otro lado, la omisión de datos relevantes en la presentación o buscando mayores recuperaciones puede ser una causa grave de incumplimiento del contrato del seguro e incluso significar problemas judiciales para el beneficiario o tomador.

Requisitos para la correcta declaración de un siniestro

Estos son los requisitos principales para la correcta declaración de un siniestro:

  • El beneficiario del seguro debe estar al corriente de pago de sus cuotas
  • La póliza de seguro contratada debe estar en vigor y recoger o los hechos sucedidos en su cobertura
  • Lo más habitual es que el plazo máximo de presentación se sitúe en torno a los siete días
  • Inventario o descripción de los daños sufridos como resultado del siniestro
  • Aportación de todo el material posible y la documentación exigida en contrato. Por ejemplo, en partes de accidente de vehículo debe recogerse información de cada vehículo, descripción del hecho o el permiso de circulación de ambos conductores
  • No conllevar a posibles fraudes o engaños a aseguradores por medio de datos erróneos, omitiendo otros y buscando niveles de indemnización mayor de forma ilegítima