Se denomina derecho de suscripción preferente a aquella cualidad que permite al accionista mantener o ampliar su cuota participación en una sociedad cuando se produce una ampliación de capital.

Cuando una sociedad decide realizar una ampliación de capital, la ley (Ley de Sociedades de Capital) obliga a ofrecer primeramente a los actuales socios y accionistas la parte proporcional de la cuota de participación que ya posean sobre la cuantía de capital que se va a ampliar. Por esta razón se denomina suscripción preferente, ya que son los actuales socios los prioritarios para poder hacerse con el capital frente a la entrada de nuevos socios.

Un ejemplo práctico es, si una sociedad tiene 1.000 acciones valoradas cada una en 10 euros, el capital de esta sociedad será de 10.000 euros. Si un socio posee el 5% del capital (50 acciones a 10 euros), y se decide ampliar capital por 5000 euros, primeramente el socio  tendrá el derecho a mantener su actual cuota, esto es, el socio podría hacerse inicialmente con el 5% de la ampliación (250 euros), por lo que la participación final sería de 750€ (75 acciones a 10 euros), representando así una participación del 5% final (sobre un capital ampliado de 15.000€).

Estas medidas se toman por dos razones fundamentales. La primera es que aun habiendo una ampliación, el control y la correlación de cuotas de participación se mantengan igual, permaneciendo el control entre los actuales accionistas e impidiendo así que accionistas externos puedan hacerse con el control de una sociedad, por lo que es una de las medidas conservadoras en el ámbito mercantil.

Otra razón es que cuando se produzca una ampliación, los accionistas actuales no queden relegados a un segundo plano y puedan perder margen de maniobra.

Naturalmente, un accionista no está obligado a suscribir acciones cuando se producen ampliaciones, sino que se trata de un derecho por si quisiera hacer uso de él. En el caso de rechazar éste, en segunda posición se situarían los restantes accionistas, pudiendo incrementar así su participación y posteriormente las acciones podrían ofrecerse a socios externos.