El desempleo cíclico es el desempleo que está causado por las fluctuaciones de la actividad económica de un país.

El desempleo cíclico depende del ciclo económico por el que atraviesa la economía de un país en un momento dado. En etapas de recesión o crisis, el desempleo cíclico aumenta mientras que en fases de expansión se reduce.

En términos económicos, se dice que el desempleo cíclico es una fluctuación de la tasa de desempleo con respecto a su tasa natural, esto es, la tasa de paro que no puede ser reducida y se considera normal en una economía.

Causas del desempleo cíclico

El desempleo cíclico aumenta cuando existe una caída en la actividad económica de un país. En épocas en las cuales las empresas reducen sus ventas e inversión, se reduce también la demanda de trabajo por lo que algunas personas son despedidas de sus puestos de trabajo mientras que otras, no logran encontrar un nuevo puesto.

Se espera que este tipo de desempleo se reduzca a medida que la actividad económica empiece a reactivarse.

A continuación vemos dos gráficos que explican el comportamiento del desempleo cíclico. En el primer gráfico vemos que las empresas ven reducida la demanda por sus bienes o servicios por lo que la cantidad demanda cae y el precio de equilibrio disminuye. Como consecuencia de lo anterior, en el mercado del trabajo (gráfico de la derecha), la demanda por trabajadores también se reduce, lo mismo que el salario de equilibrio.

Medidas contra el desempleo cíclico

Las medidas que pueden tomar los gobiernos para reducir el desempleo cíclico son las siguientes:

  • Incentivar la actividad económica: a través de estímulos de distinto tipo tales como: mayor acceso a crédito para la creación de empresas, subsidios o facilidades para la contratación de personal, reducción de barreras burocráticas, atracción de la inversión extranjera, etc.
  • Seguros de desempleo: entregar a las personas en paro un monto de dinero mensual que les permita satisfacer sus necesidades básicas hasta que logren encontrar un nuevo empleo.
  • Capacitación: facilitar la capacitación de las personas en paro a través de becas, subsidios u otras facilidades. De esta forma, los desempleados pueden mejorar sus posibilidades de encontrar un trabajo a futuro.