Un deudor es una persona, física o jurídica, que debe dinero a otra persona, conocida como acreedor. Tiene la obligación de efectuar un pago al acreedor en una fecha fijada previamente. En caso de que el deudor no cumpliera con su obligación, el acreedor puede optar a reclamar un activo real del deudor como recompensa (una vivienda o un coche, por ejemplo). Si no existe ningún documento que justifique la deuda, ésta es ejecutable igualmente pero legalmente la obligación no existe y por tanto, no se podrá efectuar ningún tipo de acción legal contra el moroso.

Por lo general, el incumplimiento en el pago de una deuda por parte del deudor no es un crimen. Cuando un deudor se encuentra en bancarrota y debe pagar varias deudas, puede optar por pagar las deudas según la prioridad que desee, siempre y cuando no se haya establecido lo contrario en los contratos firmados con los acreedores. Un ejemplo claro del orden de prioridad se da en las deudas de renta fija. Puedes ver más información sobre esta prioridad en tipos de deuda.