Una dictadura es una modalidad de sistema de gobierno basado en el autoritarismo. En términos económicos, supone que la toma de decisiones corresponde al poder que ejerce dicho mando (una élite militar o política), tanto a nivel de producción como de fijación de precios. 

La existencia de sistemas regidos mediante una dictadura supone que los agentes económicos de dicha zona no cuentan con poder de mercado ni con la propiedad en muchas ocasiones de los sistemas productivos.

La historia muestra como este tipo de sistemas políticos surge tras periodos de crisis o recesiones económicas como respuesta a la inestabilidad en la que se encuentra un país y de la mano de la ascensión de una determinada ideología o forma de pensamiento.

Lo más normal es que el poder o la gestión pública recaiga sobre una figura mandataria principal, un dictador. Los sistemas regidos por dictaduras (ya sean de ideologías totalitaristas de derecha como de izquierda como el comunismo como principal ejemplo) se caracterizan por no contar en la mayoría de ocasiones con sistemas o fuerzas opositoras o que influyan en las actividades económicas y políticas. En ese sentido, es común que el poder tome medidas legislativas que impidan la proliferación de cualquier tipo de asociación, entre ellas las propias de una actividad o sector económico en particular.

La metodología imperante en este tipo de sistemas es el control de la población, las instituciones y los recursos de un país haciendo uso de la fuerza o de una legislación establecida no democráticamente. Esto provoca un nuevo sistema de sublevación al poder y sus ideas en el que se suprime gran número de libertades individuales.

La dictadura del proletariado

En la historia y el pensamiento económico existe también el concepto de dictadura del proletariado, una teoría surgida dentro del marxismo que establece una modalidad de gobierno opuesta al capitalismo y que sitúa al socialismo como base de control de un sistema económico. De esta manera, el proletariado (los obreros industriales asalariados según la doctrina) controla cada nivel de poder estatal abogando por la igualdad social (arrebatando poder a la figura del empresario burgués) y sentando las bases para la creación de un sistema comunista.