Aunque sea algo cotidiano, cuando vamos a contratar un producto financiero nos encontramos decenas de números y rentabilidades con sus respectivas nomenclaturas, pero ¿realmente conocemos la diferencia entre TIN y TAE y las características cada una?

TIN: no incluye gastos financieros ni comisiones y no tiene una duración de referencia estandarizada. Sólo coincide con el TAE cuando los intereses se pagan al final y en el mismo plazo de tiempo. Puede llegar a hacer imposible la comparación de productos de misma naturaleza.

TAE: se establece el año como medida de referencia. En algunos países, como España, la legislación obliga a que todos los productos financieros (bancarios o de aseguradoras) lo expongan. Nos permite comparar productos de igual naturaleza.

Ahora compararemos en casos prácticos tanta la TAE como la TIN. Primero, su efecto en el ahorro, y luego en los préstamos. Todos ellos calculados con la calculadora dispuesta en la web del Banco de España.

Ejemplos de diferencia entre TIN y TAE

Supuesto 1 -Ahorro-:

Suponemos un capital inicial de 10.000 euros para introducirlos en un depósito. No hay comisiones ni gastos a pagar al banco (en la realidad esto nunca sucede pero lo simplificamos para hacer el ejemplo más sencillo). Éste, por su parte, nos oferta tres plazos: 1 mes, 6 meses y un año. La TAE es igual para todos, un 4,5%. Importante: tomamos el año (12 meses) como referencia:

1 mes:                                TAE = 0,375 (TAE/12); TIN (anual) = 4,41% y rentabilidad ~ 0,37% (TIN/12).
6 meses:                            TAE = 2,25% (TAE/2); TIN (anual), 4,45% y rentabilidad ~ 2,23% (TIN/2).
A un año (12 meses):      TIN, 4,5% y rentabilidad 4,5% (TIN/1).


Supuesto 2 -Préstamo-:

Importe: 10.000 euros; Plazo: 12 meses; TIN 0%;

Comisión de apertura: 1%; Seguro de protección de datos: 1%; TAE: 3,74%;

Total a devolver: 10.374€

Supuesto 3 -Préstamo-: Importe: 10.000 euros ; Plazo: 12 meses; TIN 3%;

Comisión de apertura: 0%; Seguro de protección de datos: 0%; TAE: 3,04%;

Total a devolver: 10.304€

Después de esta comparación, lo que queda claro es que nunca debemos fiarnos a primera vista de las ofertas o publicidades que nos llegan a diario. Lo mejor es tomarnos nuestro tiempo, comparar y luego decidir. Y si fuera necesario refrescar que son la TIN y la TAE, podemos encontrar ambas definiciones en Economipedia.