La diferencia entre impuestos directos e indirectos es la base sobre la cuál se aplican. Mientras que los impuestos directos gravan la riqueza de las personas, los impuestos indirectos gravan el cómo se utiliza esta riqueza.

Los impuestos son los tributos o pagos que deben realizar los ciudadanos al gobierno sin que este se encuentre obligado a entregarles una contraprestación directa. En la gran mayoría de los países, los impuestos constituyen la fuente de recursos más relevante para el gobierno. De no contar con ellos probablemente no podría financiar sus actividades ni tampoco las políticas sociales.

Los impuestos se pueden dividir en diversas categorías. Si consideramos la base sobre la que se aplican se dividen en impuestos directos o  indirectos. Los primeros gravan el patrimonio, ingresos o una manifestación directa de la riqueza de la persona. Así por ejemplo: casas, terrenos, salarios, etc. Los segundos en cambio, gravan el uso o la manifestación indirecta de la riqueza. Así por ejemplo: el consumo de bienes o servicios.

En términos simples, los impuestos directos gravan lo que una persona tiene o ingresa. El impuesto de la renta, impuestos a sociedades o impuestos a la riqueza o patrimonio son los ejemplos más importante de este impuesto.

Los impuestos indirectos gravan la manifestación indirecta de la riqueza de las personas. Es por esto que gravan el consumo y las transmisiones de bienes o derechos.

Impuestos directos en España

En el caso de España, los principales impuestos directos son los siguientes:

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (Ley 35/2006 de 28 de noviembre y Real Decreto 439/ 2007 de 30 de mayo). En este caso el contribuyente debe declarar todas las rentas de trabajo y capital que ha obtenido durante el período (ejercicio fiscal) y pagar un tributo sobre ellas.
  • Impuesto sobre la Renta de no Residentes (Real Decreto Legislativo 5/2004, de 5 de marzo y Real Decreto 1776/2004, de 30 de julio). Se aplica sobre la renta que obtienen los individuos en el territorio nacional pero que no viven acá.
  • Impuesto sobre Sociedades (Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo y Real Decreto 1777/2004, de 30 de julio). Se aplica sobre el beneficio neto que obtienen las empresas.
  • Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (Ley 29/1987, de 18 de diciembre, y Real Decreto 1629/1991, de 8 de noviembre)
  • Impuesto sobre el Patrimonio (Ley 19/1991, de 6 de junio, y Real Decreto 1704/1999, de 5 de noviembre).
  • Impuesto sobre Bienes Inmuebles. Se aplica sobre la posesión de una vivienda.
  • Impuesto sobre Actividades Económicas. Se aplica un tributo sobre la actividad emprendedora.
  • Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica. Se paga un tributo por poseer un vehículo.
  • Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

Impuestos indirectos en España

En el caso de España, los impuestos indirectos más relevantes son los siguientes:

  • IVA o Impuesto sobre el Valor Añadido. Se aplica sobre el gasto en bienes y servicios para consumo final.
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Grava la circulación de bienes, los derechos y el gasto del dinero o la renta que tengamos.
  • Impuestos especiales. Son tributos que se aplican sólo sobre el consumo de determinados bienes o servicios. Así por ejemplo: tabaco, alcohol, combustible, etc.
  • Renta de Aduanas (Reglamento (CEE) 2913/92 del Consejo, de 12 de octubre de 1992, por el que se aprueba el Código Aduanero Comunitario).