El dinero rosa es el poder adquisitivo de la comunidad Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transexuales (LGBT).

La mayor aceptación social del movimiento LGBT ha hecho que el dinero rosa se haya convertido en un nicho de mercado muy interesante para las empresas. Es por ello que han surgido diversos productos y servicios orientados al público LGTB. El dinero rosa se estima en más de 350 mil millones de euros anuales.

Debe distinguirse del capitalismo rosa, que es la incorporación del movimiento LGBT a las dinámicas capitalistas. El término capitalismo rosa se usa de forma crítica, ya que se considera una mercantilización del movimiento LGBT.

La principal crítica al dinero rosa es que mercantiliza el movimiento LGBT. En lugar de dejar que sea el propio discurso LGBT el que influya en las dinámicas capitalistas, es el capitalismo el que influye en el discurso, adaptándolo a sus modelos y necesidades de consumo.