El dividendo activo es la porción de las utilidades o reservas de una empresa que se reparte entre los accionistas. Dicha distribución debe ser aprobada por la junta general de socios, siendo una decisión voluntaria de la institución.

El dividendo activo es una forma de retribuir a quienes invirtieron en la organización, sin devolverles el capital aportado. A diferencia del dividendo pasivo, representa una obligación de la empresa y no de sus socios. El dividendo activo representa una salida de dinero de la firma. En cambio, el dividendo pasivo es una deuda pendiente a favor de la compañía.

Cabe precisar además que el dividendo activo a pagar a cada persona (natural o jurídica) dependerá del número de acciones que posea, es decir, de su nivel de participación en la sociedad.

Ventajas y desventajas del dividendo activo

Entre las ventajas del dividendo activo destacan:

  • Eleva el valor de las acciones de la empresa de cara a los potenciales inversionistas que requieran ingresos en el corto plazo.
  • Puede incentivar a los socios a invertir más capital en la organización en busca de mayores dividendos.

Sin embargo, también existen algunas desventajas:

  • Al repartir todo o parte de las ganancias entre los accionistas, hay menos fondos para reinvertir en la empresa. Es decir, se reduce la capacidad de expandir o mejorar las actividades de la compañía.
  • Se trata de una salida de dinero que no generará un retorno a la organización, al menos ,de manera directa.

Condiciones del dividendo activo

Las condiciones necesarias para que la empresa pueda registrar el dividendo activo son las siguientes:

  • En principio, la compañía debe generar ganancias, pero además se le exige constatar la existencia liquidez suficiente para el pago a los accionistas en un estado contable. El que más se ajusta a este requerimiento es el estado de flujos de efectivo.
  • Definir el importe máximo a repartir. Para ello, se debe tomar el beneficio obtenido del último ejercicio y separar el capital destinado a las reservas de ley (o estatutos) y al pago de impuestos.