La división internacional del trabajo consiste en que los distintos países del mundo se especializan en la producción de determinados bienes y servicios con el fin de aprovechar sus ventajas comparativas.

La división internacional del trabajo se asemeja a la división del trabajo que se da en una empresa o país solo que esta se extrapola a nivel internacional. De esta forma, así como algunos trabajadores se especializan en la realización de determinadas tareas o áreas de estudio, a nivel internacional también se observa que los países se tienden a especializar en determinadas industrias o actividades productivas. Así por ejemplo, en el Reino Unido se observa una especialización en el área de servicios financieros mientras que en Brasil se observa una especialización en la producción de carne de pollo o de café.

La división internacional del trabajo también se relaciona con el concepto de cadenas globales de valor en donde las empresas llevan a cabo distintas etapas de su cadena productiva en diversos lugares del mundo.

Origen de la división internacional del trabajo

La división internacional del trabajo tendría su origen en el aprovechamiento de las ventajas relativas que tiene cada país. En efecto, dado que los países cuentan con distintos recursos y capacidades productivas, tendrán alguna ventaja relativa en la producción de algún producto o servicio comparado con otro país, ya sea en costos o en calidad.

El origen de la teoría económica que sustenta el concepto de división internacional del trabajo se encuentra en las ideas de Adam Smith (división del trabajo en la empresa), David Ricardo (costes comparativos en el comercio internacional) y John Stuart Mill (ventajas comparativas).

Beneficios de la división internacional del trabajo

Entre los beneficios de la división internacional del trabajo se encuentran:

  • Un uso más eficiente de los recursos ya que cada país aprovecha sus recursos y potencial en las tareas que le resultan mejor
  • Una disminución de los costos a través de dos medios: el aprovechamiento de ventajas comparativas y el aprovechamiento de economías de escala
  • Se fomenta el desarrollo productivo de los países a través del intercambio comercial

Críticas a la división internacional del trabajo

Algunos economistas han criticado los efectos de la división internacional del trabajo afirmando que esta sólo ha fomentado la desigualdad y la pobreza de los países productores de materias primas.

En efecto, en la década de los 70`s-80´s, los economistas Raúl Prebisch y Celso Hurtado, que pertenecían a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la Organización de Naciones Unidas (ONU), afirmaron que la división internacional del trabajo llevó a una división del mundo en dos grupos: uno productor de bienes industrializados y otro, productor de materias primas. El primer grupo se veía beneficiado por el aumento de los precios relativos de sus productos mientras que el segundo grupo iba perdiendo poder adquisitivo por la progresiva pérdida de valor de sus productos.

A este fenómeno en donde los bienes industriales se apreciaban mientras que las materias primas reducían su valor relativo se le llamó el deterioro de los términos de intercambio que tendría como consecuencia un aumento de la desigualdad y una mayor dependencia de los países más perjudicados a los más ricos.

Evolución de la división internacional del trabajo

La visión tradicional y crítica de la división internacional del trabajo era que los países se especializaban en materias primas o en bienes industrializados, No obstante, con el avance las tecnologías y la interconexión global esta división se aleja de la realidad. Hoy en día, empresas transnacionales están interesadas en producir bienes industriales en países menos desarrollados puesto que les es más conveniente debido a sus menores costes salariales, menores impuestos u otras ventajas. De esta forma, los países que antes eran meros productores de materias primas ahora fabrican bienes industrializados mientras los países más avanzados se concentrarían en el desarrollo de tecnología avanzada, servicios especializados y en rentabilizar su capital a través de inversiones nacionales e internacionales.