Se considera economía abierta aquella que realiza una interacción comercial con el exterior. Es decir, compra y vende bienes, servicios o activos financieros con el resto de economías del mundo.

Con la consolidación del comercio internacional en las últimas décadas y el fenómeno de la globalización este concepto ha alcanzado su máxima expresión, con economías más expuestas a la importación y exportación como base de su modelo económico y con mayor peso en sus PIB. En ese sentido, podría decirse que una economía cerrada es algo actualmente utópico, pues ningún país actualmente cumple estrictamente sus requisitos teóricos.

El procedimiento más habitual para abrir una economía es la asunción de tratados comerciales entre países, que regulen y controlen la entrada y salida de bienes y servicios creando vías comerciales que pueden ampliarse posteriormente en términos de integración económica.

En la teoría económica los análisis y estudios más básicos se realizan con supuestos de economías cerradas con el objetivo de conseguir una mayor simplicidad. Posteriormente es cuando se añaden los supuestos macroeconómicos y se valora el modelo de economía abierta.

La principal diferencia de una economía abierta respecto a una economía cerrada es que al existir entrada y salida de bienes y servicios cambia la identidad ahorro-inversión. Esto sucede debido a que no se financia el capital físico interior con la ayuda del ahorro, ya que este pasa a servir para financiar capitales en otros lugares. Otra identidad que cambia es la de gasto-producción, ya que al haber apertura al exterior es posible adquirir mayor financiación gracias a mecanismos de préstamo entre países.

La apertura de una economía supone que este flujo de importaciones y exportaciones arrojen nuevos conceptos a tener en cuenta y que se analizan dentro de las finanzas internacionales. De esta manera el comercio internacional hace que ganen importancia conceptos como los tipos de cambio, la balanza de pagos o la balanza por cuenta corriente.

Ventajas de una economía abierta

  • La existencia de modelos de economía abierta supone la posibilidad para los consumidores de elección entre una mayor variedad de bienes y servicios, al sumar los nacionales y los del extranjero. Además muchas veces supone encontrar productos a menor precio.
  • También aumenta la cantidad de posibilidades de inversión al haber mucha más apertura en el ámbito financiero y el importante papel de la tecnología moderna.
  • Del mismo modo, las empresas y organizaciones tienen la posibilidad de realizar actividades económicas y de explotación por todo el mundo gracias a la apertura en términos de factores de producción, aprovechándose de oportunidades en otras regiones y estimulando la competencia.

Desventajas de una economía abierta

  • La mejora de la competitividad que trae consigo el comercio internacional puede llegar a ser algo negativo para productores más pequeños y que no cuentan con ciertas ventajas que sí podría tener uno extranjero.
  • La experiencia ha mostrado cómo el beneficio del comercio es mucho mayor para economías que exportan que para las que importan, proporcionalmente.