Los acuerdos de Bretton Woods hacen referencia a las decisiones tomadas en la convención que en julio de 1944 reunió a 44 países con el fin de establecer un nuevo modelo económico mundial de posguerra donde se fijarían las reglas de las relaciones comerciales y financieras entre los países más industrializados.

Tuvo lugar en el Hotel Mount de Bretton Woods, en el estado de New Hampshire (EE.UU) durante los días del 1 al 22 de julio de 1944. En  plena Segunda Guerra Mundial, por tanto, no es de extrañar que se celebrara en suelo americano, viendo el panorama que asolaba Europa.

Encima de la mesa había dos propuestas, la estadounidense de Harry Dexter White y la británica de John Maynard Keynes.

La propuesta estadounidense se impone a la británica

La propuesta del británico Keynes se fundamentaba en:

  • Establecer un sistema monetario mundial basado en la unidad monetaria internacional mediante la creación del Bancor, moneda que estaría vinculada a las divisas fuertes y sería canjeable en moneda local a través de un cambio fijo.
  • Crear un órgano internacional de compensación, la International Clearing Union (ICU) con capacidad de emitir la moneda internacional (Bancor) y cuyo objetivo sería mantener la balanza comercial equilibrada. Los países con superávit tendrían que transferir su excedente a los países con déficit, de esta manera se conseguiría aumentar la demanda mundial y evitar la deflación.

Ideas que no saldrían adelante, teniendo en cuenta el peso de EE.UU en la economía mundial, el tamaño de sus reservas de oro y que era un país con un gran superávit comercial, no iba a apoyar estas propuestas.

by Gail Frederick not modificated

by Gail Frederick
not modificated

La postura estadounidense a cargo de H. D. White, secretario adjunto del Tesoro de EE.UU fue:

  • Sustituir el patrón-oro por un patrón-dólar vinculado al oro: Debido al gasto bélico de la Segunda Guerra Mundial, las reservas de oro de los países se habían visto mermadas y, en consecuencia, resultaba muy complicado asegurar la equivalencia en oro de sus monedas nacionales. Por tanto, se establece una paridad de las distintas monedas y el oro, siendo el dólar la moneda de referencia para el resto de divisas, desplazando a la libra esterlina, y se fija el valor de una onza de oro en 35$. Por un lado, los bancos centrales de los países miembros tienen el derecho de cambiar sus reservas en dólares por oro o viceversa, al precio fijado, acudiendo a la Reserva Federal. Por otro lado, EE.UU tiene el poder proveer liquidez mediante la emisión de dólares, basados en deuda, para salvaguardar el sistema.
  • La creación del Fondo Monetario Internacional (FMI) con el objetivo de vigilar y proteger el buen rumbo de la economía a nivel global y paliar los efectos devastadores de la Gran Depresión.
  • Se funda el Banco Mundial, en un principio llamado Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo: sería la entidad encargada de facilitar financiación a los países europeos arrasados por la Segunda Guerra Mundial. Después expandiría su radio de acción a todos los países en desarrollo, prestando ayuda tanto financiera como técnica.
  • Se trató la necesidad de crear otro organismo, la Organización Mundial de Comercio, el cual no llegó a fundarse en la reunión del Bretton Woods. Será en 1948 cuando se firma el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, General Agreement onTariffs and Trade) consistiendo en un acuerdo provisional de aranceles y comercio, como su propio nombre indica, por el que se regiría el comercio mundial desde después de la Segunda Guerra Mundial y hasta el nacimiento de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que lo sustituiría.

Duración del sistema Bretton Woods

Tras 27 años, este sistema vio su fin el 15 de agosto de 1971. Día en que el presidente de los EE.UU Richard Nixon declaró la no conversión del dólar en oro y su devaluación. Veamos como se llegó a este punto.

Hasta los años 60, el sistema monetario mundial funcionaba correctamente, o digamos que de la manera que se había estipulado. EE.UU emitía dólares basados en deuda para mantener el equilibrio de las economías. Como ya hemos explicado, capacidad que le había sido otorgada en el Bretton Woods. En este periodo, el mundo se inundó de dólares, las economías crecieron, se establece el estado de bienestar, tiempo que se conoce como la época dorada del capitalismo.

Todo cambia a partir de mediados de los 60, cuando empieza a surgir la desconfianza en la fortaleza del dólar. Temor que se debe a dos factores:

  • que la abundancia de dólares en el mundo tenga consecuencias inflacionarias a nivel mundial.
  • la creciente inflación de la economía americana y el aumento de su déficit, del que gran parte tiene culpa la financiación de la guerra de Vietnam (1955-1975).

    From Wikimedia Commons

    From Wikimedia Commons

La preocupación se materializó y los diferentes países empezaron

a cambiar sus reservas en dolares por marcos alemanes y oro de la Reserva Federal. Esta situación todavía pone más en entredicho la salud del dólar. Se da el efecto dominó, las reservas de oro americanas desciende considerablemente, lo que supone una pérdida de liquidez en los mercados al haber cada vez menos oro para cambiar por dólares, lo que aumenta la inestabilidad del dólar y el deseo de los bancos centrales por convertir en oro sus dólares.

Situación insostenible que EE.UU tiene que parar de alguna forma y lleva a Nixon a tomar la decisión expuesta por Milton Friedman de impedir la conversión del dólar en oro y devaluar la moneda. Desoyendo la postura de Paul Samuelson centrada en la devaluación del dólar frente al oro, es decir, aumentar la cantidad de dólares necesarios para obtener una onza de oro y así frenar el frenético cambio de dólares por oro.