El efecto atracción o crowding in son estímulos que el gasto público ejerce sobre la economía. Se considera un efecto de expansión que genera el sector público, y que, a su vez, atrae al sector privado, con la finalidad principal de elevar sus disposiciones de capital en proyectos de rentabilidad.

En muchos países, se puede demostrar como la inversión pública ha sido superior a la inversión privada. Si bien es cierto que existen muchos debates en foros económicos ligados a la política económica, donde por un lado se indica que la Inversión gubernamental induce a un aumento de la demanda interna y ésta a su vez atrae a la inversión privada, y en otro caso, si la inversión gubernamental es financiada con préstamos, tiende a elevar la tasa de interés del mercado y desalienta la inversión privada.

Si miramos las cifras de la inversión privada, éstas se relacionan de manera positiva con las cifras de la inversión pública, y cuando éstas últimas se han elevado en variación porcentual, el efecto ha sido de incremento porcentual en la inversión privada. Es importante mantener la inversión pública en infraestructura; ésta no debiera contraerse o reducirse sino mejorar en su composición, dado que, si modelizamos las variables económicas, podríamos ver la tendencia y como éstas están afectando al crecimiento de la economía nacional.

El estado perfecto de una economía es una consolidación fiscal mantenida a lo largo del tiempo, a través de facilitar el mantenimiento de tipos de interés reducidos generando un efecto de llamamiento de la inversión privada, impulsando un crecimiento económico no inflacionista y, eventualmente, la creación de empleo. El caso contrario de efecto desplazamiento se denomina crowding out.

Orígenes del efecto crowding in

Uno de los autores más importantes en el estudio de este efecto llamada, fue Aschauer (1985, 1988, 1989), y planteó la importancia del gasto público sobre las decisiones de producción e inversión de los agentes privados.

Parte de la hipótesis del capital público (crowding in) y en sus resultados encontró los dos tipos de efectos, el crowding out como el crowding in ocurren en el corto y largo plazo, respectivamente.

  • El primer efecto se basa en la teoría neoclásica, donde los agentes privados modifican sus expectativas debido a los aumentos de la inversión pública y reducen su ahorro e inversión, lo que genera un efecto crowding out temporal.
  • El segundo efecto parte del impacto positivo generado por la inversión pública, debido a que ésta genera un aumento en la productividad del sector privado, si y solo si, dicha inversión pública corresponde a la inversión núcleo, es decir, la que está orientada a investigación, carreteras y medios de transporte, infraestructura, agua, proyectos de energía y educación; de manera que se hace complementaria de la inversión privada. A diferencia de lo que ocurre con el gasto por parte del gobierno en bienes de consumo como lo son los alimentos y la salud, ya que estos gastos, pueden sustituir al gasto privado de consumo en estos bienes.