Se dice que ocurre un efecto de red cuando el valor de un bien o servicio depende del número de personas que lo utilizan.

En general, cuando existe un efecto de red, mientras mayor sea el número de usuarios, mayor valor o utilidad tendrá ese bien o servicio.

Los efectos de red se estudiaron inicialmente en la década de los 70´s, en el contexto de la telefonía de larga distancia. Hoy en día, son un fenómeno ampliamente reconocido en la industria de tecnologías de información y comunicación con presencia en varios sectores como software, comercio electrónico, etc.

Tipos de efectos de red

  • Directos: son los efectos de red más simples y directos en donde un incremento en el uso del bien genera un incremento en su valor (o decrecimiento). Así por ejemplo, mientras más usuarios tenga una red social, más valorada es por los usuarios.
  • Indirectos: existen efectos de red indirectos cuando el uso de un producto o servicio impulsa la producción y valor de otros complementarios, lo que a su vez aumenta el valor del producto original. Así por ejemplo, existen efectos de red indirectos asociados con el uso de Windows cuyo valor aumenta con la mayor producción y disponibilidad de nuevas aplicaciones y otros productos complementarios.
  • De dos lados: cuando el aumento en el uso por un segmento de usuarios aumenta el valor de un producto complementario para otro segmento de usuarios y viceversa. Así por ejemplo, plataformas de compra-venta o publicidad.
  • De un lado: cuando el aumento del valor del bien por el mayor número de usuarios va en una sola dirección.

Ejemplo de efecto de red

Un buen ejemplo es internet. En sus inicios internet tenía muy pocos usuarios (en su mayoría investigadores y militares) por lo que su valor era relativamente pequeño. A medida que el número de usuarios fue creciendo se fueron creando más contactos, más sitios que visitar y más aplicaciones. De esta forma, el valor de internet fue creciendo hasta volverse una herramienta imprescindible hoy.