Se denomina ejercicio contable a aquel periodo transcurrido entre dos balances contables de forma consecutiva, esto es, al periodo en que la empresa ejerce su actividad habitual.

El ejercicio contable de una empresa suele corresponderse con el ejercicio económico natural, de tal forma que se toma en consideración aquel periodo de tiempo comprendido entre otros dos ejercicios, el saliente anterior y el naciente posterior. No obstante, la determinación del periodo contable varía en función de los países e incluso entre las empresas, de tal forma que cada periodo contable no tiene por qué coincidir con el año natural.

Determinación del ejercicio contable

A su vez, los ejercicios contables o fiscales suelen dividirse en meses, trimestres y semestres, ya sea para evaluar la tendencia y analizar la situación de los resultados como las perspectivas y cumplimiento de los objetivos. En cada subperiodo, se realiza un cierre de mes, trimestral y semestral que permite recoger todos los datos de estos periodos, permitiendo hacer una perspectiva general del año.

De esta manera, el ejercicio contable cobra importancia en relación a la presentación de resultados e información a los inversores y a los agentes de interés (administración pública, accionista, analistas, socios…) así como elemento de estudio básico para comparar la tendencia de la empresa y cumplimiento de las estrategias marcadas.

Diferencias entre países del ejercicio contable

Sirva como curiosidad que en Estados Unidos el periodo contable va del 1 de octubre del año X hasta el 30 de septiembre del año X + 1, siendo así parte de dos años naturales y coincidiendo con el ejercicio fiscal, que representa el mismo periodo tanto para el sector público como para la administración pública del país. En otros casos los periodos contables suelen corresponder con el año natural, como ocurre en España y la mayoría de Europa y latinoamérica, estableciendo subperiodos contables.

La delimitación del ejercicio contable es importante ya que permite recoger datos de la actividad y resultados de las empresas y a su vez analizarlos y compararlos con otros ejercicios. Igualmente, la determinación del tipo de ejercicio contable es importante para consolidar las cuentas anuales en las empresas multinacionales, por ejemplo, si una empresa americana tiene un ejercicio contable distinto al de su filial europea, donde sólo coincidirán en 9 y 3 meses en diferentes años.