Un embajador de marca es un consumidor de la marca que está fidelizado, que habla a la perfección de la firma y que está dispuesto a defenderla compartiendo su filosofía. 

Es conocido la fidelidad de algunos consumidores por determinadas marcas. Un embajador de marca siempre será defensor de una determinada firma, la defenderá a ultranza y aunque la competencia publique productos similares, para este tipo de usuarios siempre serán mejores productos los de la marca a la que sigue.

Historia de los embajadores de marca

A raíz del nuevo paradigma de las comunicaciones entre empresa y usuarios, nace el embajador de marca. La transformación tecnológica ha supuesto un cambio en el que el consumidor tiene un alto poder sobre las marcas. Las opiniones son fundamentales para los usuarios y las empresas se han dado cuenta de esto. Casi todo el mundo busca opiniones favorables o desfavorables cuando realiza compras, especialmente si lo hace a través de internet.

Se podría hablar de portavoces de la marca, abanderados que van manifestando las virtudes de esta en todo momento.

Tipos de embajadores de marca

Se pueden dar dos opciones.

  1. Embajador de marca natural: Aquel que defiende la firma sin cobrar, surge por su aprecio a los servicios, los productos de la marca a la que defiende.
  2. Embajador de marca contratado: Aquellos que son incluso contratados con altos salarios por difundir a los cuatro vientos entre sus contactos sobre las bondades de la marca a la que se deben.

Las marcas se han dado cuenta de la utilidad de este perfil para sus empresas, por lo que son conscientes de la influencia y el poder que ejercen las opiniones y los usuarios a través del sector digital. Los negocios deben cuidar este tipo de relaciones que pueden ser fundamentales para hacer despegar sus productos y servicios y por otro lado pueden convertirse en fatales si se encuentran con los encargados de arrastrar por el suelo a las marcas.