Una entidad de crédito es una organización pública o privada dedicada a otorgar préstamos a terceros. Son entidades de crédito los bancos, cajas de ahorro, microfinancieras y cooperativas, entre otros.

Dichas entidades también reciben depósitos del público. Justamente su negocio consiste en administrar el excedente de dinero de un grupo de personas para ofrecerlo a otros individuos que, por el contrario, registran un déficit de capital.

Las ganancias de una entidad de crédito se sustentan en el tipo de interés que cobran a sus clientes. Así, dependiendo del tiempo que demore el deudor en devolver el préstamo, se pagará un porcentaje del principal.

Tipos de entidades de crédito

Existen distintos tipos de entidades de crédito. Entre ellos destacan:

  • Bancos: Instituciones cuya actividad principal es la gestión del capital de terceros (personas y empresas). Al mismo tiempo, otorgan diferentes clases de financiamiento.
  • Cajas de ahorro y crédito: Realizan la misma actividad que los bancos. Sin embargo, su público objetivo son pequeños y medianos clientes. Su organización varía dependiendo de la legislación de cada país.
  • Entidades de dinero electrónico: Son instituciones que emiten dinero que está almacenado en un soporte virtual y que a su vez es admitido como medio de pago por empresas distintas al emisor. Algunos países incluyen esta categoría en su marco legal sobre entidades de crédito. Este es el caso, por ejemplo, de España.

Actividades de las entidades de crédito

Una de las principales actividades de las entidades de crédito, como ya mencionamos anteriormente, es la recepción de dinero del público. Igualmente, administran otro tipo de fondos reembolsables como depósitos a plazos.

Por otro lado, estas instituciones otorgan diferentes clases de préstamos: personales, hipotecarios, para capital de trabajo, entre otros. En la misma línea, emiten tarjetas de crédito y ofrecen otros tipos de financiamiento como el factoring.

Cabe mencionar además que las entidades de crédito brindan usualmente asesoramiento financiero a empresas. Esto se da, por ejemplo, en caso de fusiones y adquisiciones.