Los euromercados o mercados offshore son mercados crediticios que operan en países distintos a aquellos a los que pertenece la moneda en cuya divisa se realizan sus transacciones, evitando todo tipo de control por parte de las autoridades monetarias nacionales. En la práctica sólo comprenden divisas fuertes y convertibles, objeto de operaciones fuera de su país emisor.

Los euromercados supusieron una renovación de los mercados financieros internacionales. Estos mercados posibilitan la elusión de la jurisdicción de los gobiernos de los países implicados, dado que se localiza en el mercado crediticio de una moneda concreta fuera del país al que la moneda pertenece.

A estos mercados offshore se les aplica el calificativo “euro” porque las principales entidades bancarias que en ellos operan se localizan en las más importantes plazas financieras del viejo continente.

En su nacimiento, el prefijo “euro” fue depositado en los bancos de Europa. Hoy en día, ese prefijo incluye cualquier destino posible, aunque sólo aplicado a monedas fuertes. La existencia de un mercado de eurodivisas supone tomar decisiones de inversión – financiación, en diferentes monedas, sin necesidad de operar en distintos centros monetarios.

Las monedas, al igual que otros activos, han traspasado sus fronteras tradicionales:

  • Las cuentas bancarias en diferentes monedas existen en cualquier centro financiero
  • Se puede emitir cheque en USD contra cuentas ubicadas en Tokio
  • Se puede negociar en Manila un préstamo en euros…

A todos estos instrumentos se les denomina depósitos y préstamos en eurodivisas o divisas de euromercados. La creación de un depósito en eurodivisas surge cuando banco multinacional acepta un depósito denominado en una moneda distinta a la del país en el cual está ubicado.

Por ejemplo, una empresa alemana vende un coche a un ciudadano USA por 40.000USD. Dicho ciudadano paga con un cheque sobre su cuenta del Citibank. La empresa cobra el cheque y debe decidir dónde colocar ese dinero. Si no necesita los dólares puede mantenerlos en alguna cuenta que genere intereses. Las alternativas son:

  • Comprar letras del Tesoro USA
  • Comprar certificados de depósito emitidos por bancos USA
  • Comprar un depósito en eurodólares depositando el cheque en un eurobanco

Por tanto, los eurodólares son dólares USA negociados fuera de EE.UU. y su nombre es debido a que un alto porcentaje de estos son dólares utilizados como medio de pago en Europa.