La evasión fiscal es una actividad ilícita que consiste en ocultar bienes o ingresos con el fin de pagar menos impuestos.

En la evasión fiscal, el contribuyente de manera consciente y voluntaria, intenta pagar menos impuestos de lo que le corresponde. Esta actividad ilícita puede traer graves consecuencias para el infractor como por ejemplo multas, la imposibilidad de realizar ciertas actividades o penas de cárcel.

Elementos que constituyen evasión fiscal

Para que se constituya la figura de evasión fiscal debe verificarse la existencia de tres elementos fundamentales:

  1. Una persona obligada a pagar un cierto monto de impuestos sobre sus rentas, salarios, propiedades, etc.
  2. Confirmar que la persona ha llevado a cabo actividades destinadas a pagar menos impuestos.
  3. Las actividades realizadas para pagar menos impuestos son ilegales e implican incumplir alguna ley o normativa.

Cabe mencionar que las personas pueden buscar resquicios para pagar menos impuestos pero, mientras estas actividades sea legales no se considera que existe evasión fiscal.

Ejemplos de la conducta de evasión fiscal

A continuación describimos algunos ejemplos de conductas de evasión fiscal.

  1. Ocultamiento de ingresos, por ejemplo declarar un menor salario del que uno efectivamente gana.
  2. Ocultamiento de bienes, no declarar que uno posee casas, terrenos, etc.
  3. Aumento ilícito de gastos los deducibles, por ejemplo incluir gastos personales (comidas en restaurantes o ropa) como gastos de la actividad.
  4. Adquisición de subvenciones injustificadas, esto es, obtener subvenciones sin cumplir con los requisitos.

Castigos por evasión fiscal

Se castiga con multas (en dinero) que dependen del monto evadido o incluso, en los casos más graves, con penas de cárcel de hasta cinco años.