La fiscalidad corresponde al conjunto de normas y procedimientos que se aplican en un determinado país en materia fiscal.

La fiscalidad se refiere al conjunto de normas, reglamentos, leyes y procedimientos que rigen el sistema tributario y las relaciones de los agentes económicos con la Hacienda pública.

Origen e historia de la Fiscalidad

Los orígenes de la fiscalidad se remontan a las primeras organizaciones humanas, en las cuales se solía entregar un tributo o pago a un dios o divinidad con el fin de obtener su benevolencia. A medida que las organizaciones sociales humanas se fueron volviendo más complejas, la fiscalidad siguió el mismo camino. En las primeras civilizaciones organizadas de los griegos ya se contaba con un sistema fiscal progresivo, que consideraba una ciertas rebajas a quienes tenían menores recursos, junto con un mayor control y ordenamiento.

Los romanos por su parte, también extendieron la fiscalidad a todos los territorios que anexaban a su imperio. Los tributos financiaron las hazañas de sus líderes y aumentaron su poder e influencia. En la edad media en tanto, los señores feudales cobraran impuestos a sus siervos y vasallos. La mayor parte de estos impuestos venía en la forma de especies, una parte de la producción que los trabajadores lograban obtener.

La Iglesia católica no se quedó atrás cobrando impuestos y multas a sus fieles.

La fiscalidad va evolucionando con el tiempo y se va acercando a lo que hoy conocemos a finales del siglo XIX con una gran variedad de impuestos, tasas, excepciones, control y clasificación.

Objetivo de la fiscalidad

La fiscalidad tiene como objetivo principal la recaudación ordenada de recursos para el gobierno. La fiscalidad debe ser ordenada, coherente y proporcional. Los recursos obtenidos deberían ser utilizados para financiar las actividades del gobierno que deriven en beneficios para la población (desde la mantención del orden hasta la ayuda a las personas más desfavorecidas).

Tipos de impuestos

Actualmente, la mayoría de los países modernos cuentan con una fiscalidad compleja que incluye impuestos de diverso tipo que afectan a diversos agentes. A continuación vemos las caracteristicas generales de los impuestos y su aplicación:

1) De acuerdo a los agentes: En general, la fiscalidad reconoce dos grandes tipos de contribuyentes: empresas y personas. También se reconocen organizaciones sin fines de lucro las que pueden acceder a beneficios y reducciones fiscales.

Las empresas principalmente tributan sobre sus ganancias o utilidades, mientras que pueden obtener descuentos por sus costos, inversiones y donaciones.

Las personas en tanto, generalmente tributan sobre sus ingresos (del trabajo o la renta de sus bienes) y por los bienes y servicios que consumen.

2) Según la base sobre la que se aplican:

  • Directos: gravan los ingresos y patrimonio del agente
  • Indirectos: gravan el consumo de bienes y servicios
  • Especiales: sobre determinados bienes o servicios que tienen características especiales (tabaco, alcohol, etc.)

3) Por su modo de cálculo:

  • Ad-valorem: se calcula como un porcentaje sobre el valor del bien o servicio
  • Tasa fija: se aplica una cantidad fija sobre unidad (vendida o adquirida)
  • Mixto: su cálculo implica una combinación de ad-valorem con tasa fija

4) Consideraciones de su estructura

En general la fiscalidad debería tener en consideración la capacidad de pago de los contribuyentes (ser progresivos), incentivar el cumplimiento y tener medidas para evitar la evasión fiscal.

Adicionalmente, dado que la mayoría de los países están abiertos al comercio internacional y a la libre circulación de las personas (y sus patrimonios), la fiscalidad debería ser armoniosa protegiendo los derechos de las personas o empresas que actúan en distintas jurisdicciones. Cabe mencionar por ejemplo, que la Unión Europea cuenta con normas que buscan evitar la evasión fiscal y la doble tributación. Además se han creado normas para garantizar la competitividad de los países y evitar que algunos ofrezcan a las empresas ventajas desleales con respecto a otros países de la Unión.