El flujo de caja de inversión (FCI), es la variación de capital procedente de la diferencia entre las entradas y salidas de efectivo procedentes de inversiones en instrumentos financieros, generalmente deuda a corto plazo y fácilmente convertible en liquidez, gastos de capital asociados a las inversiones, compra de maquinaria, edificios, inversiones y adquisiciones.

Para construir un proyecto de inversión y calcular su flujo de caja, se debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Etapas del proyecto de inversión en el que se desea calcular el flujo de caja.
  • La información que se desea obtener al evaluar el proyecto.
  • El objetivo que se persigue al invertir los recursos.

La evaluación de un proyecto busca determinar la rentabilidad de la inversión en éste, a través de la determinación de la tasa de descuento empleada para actualizar los flujos de caja.

La evaluación de un proyecto puede expresarse de muchas formas distintas, en unidades monetarias a través del valor actual neto (VAN), como una relación de coste-beneficio, como un porcentaje a través de la tasa interna de rendimiento o TIR, o cómo un cálculo de cuánto tiempo se puede tardar en recuperar la inversión.

Los dos indicadores económicos más usados por los expertos financieros para la valoración de un proyecto de inversión son el VAN y la TIR.

El VAN se basa en la circunstancia de que el valor del dinero cambia con el paso del tiempo. Existiendo una inflación muy pequeña, un euro hoy puede hacer comprar menos que un euro hace un año. El VAN permite saber en términos de euros de hoy el valor total de un proyecto que se extenderá por varios meses o años, y que puede combinar flujos positivos y negativos.

A su vez, el VAN permite decidir si un proyecto es rentable (VAN mayor a 0), no es rentable (VAN menor que 0) o indistinto (VAN = 0), en base a la tasa que se ha tomado como referencia.

VAN>0 ; rentable

VAN=0 ; indiferencia

VAN<0 ; no rentable

Por otro lado, la TIR determina cuál es la tasa de descuento que hace que el VAN de un proyecto sea igual a cero y se expresa como porcentaje. Es la tasa de interés máxima a la que es posible endeudarse para financiar el proyecto sin incurrir en pérdidas.

Ejemplo

Veamos un ejemplo del cálculo del VAN y la TIR y los flujos de caja de inversión.

Un proyecto de inversión exige un desembolso inicial de 10 millones de € y se espera que va a generar beneficios entre el 1º y el 6º año. El tipo de descuento que se aplica a proyectos de inversión con riesgos similares es del 10%.
valor actual neto

En la tabla adjunta hemos calculado el valor actual neto del proyecto de inversión (VAN) a través de la siguiente fórmula:

VAN

De dónde,

Vft= Flujo de caja en el perído t.

TIR= Tipo de descuento

I0= Inversión inicial

El VAN es positivo (1,646 millones de euros), luego la inversión es aceptable.

Por otro lado, si queremos calcular la TIR para ver si es superior a la tasa de descuento del sector, calculada en el ejemplo por un valor del 10%, igualaremos el valor actual neto a cero para ver si el proyecto es interesante.

VAN = 0

TIR

Si despejamos ie, obtenemos el tipo de interés representado por la tir, esto es la rentabilidad expresada en porcentaje de la inversión.

i e = 14,045%. El proyecto es interesante.

En muchas ocasiones, se utiliza la herramienta Excel para calcular la tasa interna de retorno por la rapidez y facilidad a la hora de evaluar proyectos de inversión:

tir2