Un fondo de inversión de renta variable es un fondo de inversión que invierte la mayor parte de su patrimonio en activos de renta variable u otros productos que repliquen activos de renta variable a través de derivados (por ejemplo futuros o warrants).

Este tipo de fondos son considerados un vehículo de ahorro de perfil de inversión arriesgado, ya que invierte en activos que no garantizan una rentabilidad, donde las variaciones que pudieran producirse dada la volatilidad de los activos pueden hacer materializar una pérdida mayor en la cartera de inversión a la hora de reembolsar las participaciones del fondo por parte del inversor.

Para que un fondo sea considerado de renta variable no tiene por qué estar 100% invertido en renta variable, pero sí una parte importante. Por ejemplo, en España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores establece que son aquellos que invierten más del 75% de su patrimonio en renta variable.

Diversificación de los fondos de renta variable

La inversión a través de un fondo de inversión tiene un efecto diversificación. La diversificación es la inversión en una amplia variedad de activos financieros (en este caso acciones) para reducir el riesgo de la cartera, esto es que si invirtieramos por separado en todas las acciones obtendríamos un mayor riesgo que si lo hacemos a través de un fondo de inversión de renta variable.

Existen varios tipos de diversificación:

  • Diversifiación naïve: Es aquella que se produce cuando incorporamos a nuestra cartera acciones de diferentes sectores. Recordemos que hay sectores como la banca que son más susceptibles de ser volátiles y otros que son más estables en el tiempo.
  • Diversificación de Markowitz: Consiste en la combinación de diferentes acciones que tengan un coeficiente de correlación negativo o bajo, ya que esto contribuirá a reducir el riesgo de la msima.

El ratio más utilizado que mide cómo lo ha hecho un gestor en relación al riesgo asumido es el Ratio de Sharpe.

Características de un fondo de renta variable

La característica principal es que invierte en activos de renta variable. Pero también debemos tener en cuenta otros aspectos. El documento de datos fundamentales para el inversor (DFI), es un documento sencillo, claro, conciso y de obligado cumplimiento a todas las entidades. Es conveniente realizar un pequeño análisis de los diferentes aspectos del fondo:

Datos identificativos del fondo

  • Código ISIN (válido por ejemplo para buscarlo en bloomberg).
  • Nº de registro en la comisión del mercado de valores.
  • Identificación de la gestora.

Objetivos y política de inversión

  • Descripción detallada de la estrategia del fondo: en qué y cómo invierte. En este caso estaremos hablando de un fondo que tenga una categoría de Renta Variable.
  • Política de inversión: descripción detallada de la estrategia del fondo para invertir el patrimonio de los partícipes. Existen diferentes estrategias de inversión, como aquellos que invierten con un estilo value o growth.
  • Objetivo de gestión: si tiene o no un índice de referencia (benchmark), donde en todo momento se podrá ver si supera o cuánto está por debajo de ese índice.

Perfil de riesgo

  • Conviene conocer el riesgo del fondo. Se puede conocer sabiendo los activos que tiene dentro. Muchos reguladores establecen niveles para medir el riesgo. Por ejemplo la normativa de la CNMV española establece una escala de 1 a 7 niveles. La teoría dice, en condiciones normales de mercado que un 1 tiene menor rendimiento y menor riesgo, y un 7 sería potencialmente mayor rendimiento a cambio de mayor riesgo.

Gastos corrientes y comisiones

  • EL TER (Total Expense Ratio): es una media media de los gastos totales que soporta el fondo. Es importante que sean bajos, ya que el beneficio potencial para el partícipe será mayor.

Rentabilidad histórica

  • En este caso, se muestra un gráfico de barras, con la rentabilidad anual que ha obtenido el fondo a lo largo de los últimos 10 años. Se tiene analizar cómo se ha comportado el fondo en situaciones de estrés como en la crisis financiera de 2008.