Un fondo de inversión conservador es un tipo de fondo en el que el inversor está dispuesto a asumir un riesgo bajo, lo que también supondrá una baja rentabilidad.

Por tanto, la entidad gestora del fondo de inversión tendrá la obligación de  invertir en productos financieros catalogados como de riesgo bajo. Hay que recordar que un fondo de inversión es una institución de inversión colectiva que capta dinero en forma de aportaciones para invertirlo de forma conjunta.

Características del fondo de inversión conservador

Las características de estos tipos de fondo son las siguientes:

  • El riesgo de la inversión es bajo o muy bajo. Los fondos conservadores van dirigidos a inversores con un perfil de bajo riesgo. Sin embargo, es importante destacar que cualquier inversión conlleva un riesgo, es decir, no existe el riesgo cero. Aunque en los fondos conservadores este riesgo sea menor que en los fondos agresivos o moderados.
  • La rentabilidad de la inversión es baja o muy baja. Esto se produce porque a menor riesgo, menor rentabilidad.
  • Los productos en los que se invierte suelen ser de renta fija, pero no siempre es así. Sin embargo, puede haber productos de renta variable para perfiles conservadores. Por ejemplo, un pagaré que emite una empresa es un producto de renta fija. Sin embargo, esa empresa puede emitir esos pagarés en una situación cercana a la quiebra, por lo que esos pagarés no son aptos para un perfil conservador. Por otro lado, hay productos de renta variable que son emitidos por empresas con una solvencia acreditada, por lo que sería riesgo es bajo.

En definitiva, habitualmente los fondos de inversión conservadores están formados por productos de renta fija porque permiten conocer de antemano la rentabilidad y tradicionalmente han sido más seguros que los productos de renta variable. Sin embargo, habrá que analizar las características de cada producto financiero (de renta fija o renta variable) para poder determinar si estamos ante un producto de riesgo bajo o no.

Fondos garantizados

Los fondos garantizados son un tipo de fondo de inversión conservador. La característica de estos fondos es que aseguran que la recuperación del capital inicial invertido, en una fecha futura pactada. En algunos fondos garantizados también se asegura una rentabilidad futura. Son perfectamente aptos para los inversores conservadores, ya que el riesgo es muy bajo (el único riesgo sería la quiebra de la entidad inversora).

Existen muchas variantes a los fondos garantizados: normalmente las entidades inversoras no ofrecen fondos garantizados al 100%, sino a un porcentaje menor, como por ejemplo al 95%. Esto quiere decir que lo único que está asegurado es el 95% de la inversión inicial.

Ventajas e inconvenientes de un fondo conservador

La principal ventaja de los fondos conservadores son su bajo riesgo y su alta probabilidad de recuperar la inversión inicial, añadiendo una rentabilidad. Sin embargo, derivado de este bajo riesgo, esta rentabilidad también será baja. Incluso hay ocasiones que esta rentabilidad, al ser tan baja, hace que sea más rentable disponer del dinero que tenerlo invertido, por la evolución de los tipos de interés.

Las ventajas e inconvenientes de estos fondos serán más o menos importantes para los inversores en función de su perfil de riesgo. Un cliente con un perfil agresivo verá más inconvenientes, mientras que a un perfil conservador le importarán más las ventajas. Lo más importante es definir el perfil de riesgo del inversor.