Un fondo de inversión mixto es un fondo de inversión que combina renta fija y renta variable. La proporción varía en función del perfil del fondo y de su política de inversión.

En primer lugar, se debe tener en cuenta que el propósito originario de un fondo mixto es incorporar un porcentaje de inversión en renta fija que pueda ofrecer estabilidad a un fondo de renta variable. La misión de la renta fija es proteger un posible mal comportamiento de los activos de renta variable. Además, al incorporar inversión en renta variable puede conseguirse un plus de rentabilidad. En principio, cuanto mayor sea el porcentaje de exposición a renta variable mayor será el riesgo asumido y mayor la rentabilidad potencial del fondo.

Por un lado, el fondo invierte en activos de renta fija (deuda corporativa, bono del estado, etc). Por otro, en activos de renta variable (acciones y participaciones de empresas cotizadas o no). En función de la política de inversión del fondo, queda establecido el porcentaje máximo de inversión en uno u otro. De hecho, los fondos mixtos suelen caracterizarse por ser bastante flexibles. Es decir, no existe un porcentaje estricto en el que deba quedar invertido el fondo sino más bien dentro de un rango.

Por ejemplo, el folleto de un fondo determina que normalmente estará invertido entre un 30% y un 40% en renta variable. Esto no implica que siempre deba estar invertido el 40% en renta variable ni tampoco en el 30%. Es más, también podría estar en ocasiones por debajo del 30%. El gestor del fondo puede considerar oportuno reducir la exposición a renta variable durante un período de tiempo.

En algunas ocasiones, el término “mixto” hace referencia a la distribución geográfica de los activos financieros que componen el fondo. En este sentido, hablaríamos de fondo mixto en función de la exposición a activos de un país u otro.

Por otro lado, no debe confundirse el concepto de fondo mixto con el de fondo multiactivo. Aunque algunas veces ambos términos son utilizados como sinónimos. Generalmente, un fondo multiactivo hace referencia a aquellos fondos que diversifican la inversión en una categoría de activos muy amplia (divisa, sector inmobiliario, commodities, etc). Mientras que, los fondos mixtos, suelen ir aparejados a la diversificación de renta fija y variable.

Ventajas de un fondo de inversión mixto

  • Capacidad de adaptación: La característica distintiva de esta categoría de fondos es que se adaptan a todos los perfiles de riesgo (conservador, moderado, arriesgado, muy arriesgado, etc). Un inversor con gran propensión al riesgo elegirá un fondo mixto con un porcentaje de exposición a renta variable alto y, viceversa.
  • Flexibilidad: Al tratarse de un producto mixto puede acomodarse adecuadamente frente a los cambios y la evolución del mercado.
  • Expectativas de rentabilidad superiores a los fondos de renta fija.
  • Diversificación de la cartera: Además de distinguir su composición en renta fija y variable, suelen combinar también la procedencia geográfica de los activos.

Inconvenientes de un Fondo mixto

  • Comportamiento inesperado de la renta fija: Decíamos que, en los fondos mixtos, el porcentaje de inversión en renta fija actúa como un “activo refugio”. Es decir, trata de proteger un posible mal comportamiento de los activos de renta variable para compensar sus pérdidas. Sin embargo, se puede dar el escenario contrario. La renta fija puede adoptar una dirección contraria a la variable y, mientras que el fondo gana por sus inversiones en bolsa, pierde todo por los activos de renta fija (bonos, obligaciones…etc).
  • Horizonte temporal incierto: Suelen ser fondos en los que se recomienda su inversión a medio y largo plazo. Sin embargo, el mal comportamiento de la renta fija puede producirse en el corto plazo. Por ello, es muy importante prestar atención al comportamiento del mercado antes de sufrir pérdidas.

Clasificación del Fondo mixto

Siempre que tengan porcentaje de ambos tipos de inversión (variable y fija) será un fondo mixto. No obstante, en algunos lugares se hacen distinciones atendiendo a la vocación inversora del fondo (tipos de activos que lo componen). Por ejemplo, en España, la CNMV  clasifica los fondos mixtos del siguiente modo:

  • Renta fija mixta: Exposición a activos de renta variable menor del 30%.
  • Renta variable mixta: Exposición a activos de renta variable mayor del 30% y menor del 75%.