Un fondo de inversión moderado es un tipo de fondo inversión en el que el inversor está dispuesto a asumir un riesgo medio, lo que también supondrá una rentabilidad media.

Por tanto, la entidad gestora del fondo de inversión tendrá la obligación de  invertir en productos financieros catalogados como de riesgo medio. En ningún caso podrá invertir en productos ni de alto riesgo ni de bajo riesgo. Hay que recordar que un fondo de inversión es una institución de inversión colectiva que capta dinero en forma de aportaciones para invertirlo de forma conjunta.

Características del fondo de inversión moderado

Las características de estos tipos de fondo son las siguientes:

  • El riesgo de la inversión es medio. Los fondos conservadores van dirigidos a inversores de un perfil de riesgo medio. Es decir, va dirigido a inversores que están dispuesto a asumir más riesgo que un inversor conservador pero menos que un inversor agresivo.
  • La rentabilidad de la inversión es medio. Estos fondos ofrecerán una rentabilidad mayor que los fondos conservadores pero menor que un fondo agresivo.
  • Los productos en los que se invierte suelen ser tanto de renta fija como de renta variable, aunque no es un requisito indispensable. Se dice que los fondos moderados están formados por inversiones de tipo fijo y variable ya que habitualmente  una cartera de estas características conlleva un riesgo denominado “medio”. Sin embargo, los fondos moderados pueden estar constituidos exclusivamente por productos de renta fija o exclusivamente por productos de renta variable.

Por tanto, lo determinante es analizar el riesgo que conlleva la inversión. Si este riesgo está catalogado como medio, nos encontraremos con una cartera de inversión moderado, independientemente del tipo de interés que afecte a la inversión (renta fija o variable).

Ventajas e inconvenientes de un fondo de inversión moderado

Los fondos moderados se encuentran situados entre los fondos conservadores y los fondos agresivos. La principal ventaja de los fondos conservadores es su bajo riesgo (aunque esto conlleve una baja rentabilidad, como gran inconveniente), mientras que la principal ventaja de los fondos agresivos es su alta rentabilidad (aunque esto conlleve un alto riesgo, como gran inconveniente). Los fondos moderados consiguen eliminar las desventajas de los fondos conservadores (baja rentabilidad) y de los agresivos (alto riesgo), aunque no ofrecen las ventajas de los anteriores.

Por tanto, podría decirse que la principal ventaja de los fondos moderados que no son tan extremos como los fondos conservadores o los agresivos. Ofrecen una rentabilidad aceptable con riesgo asumible. Estos productos suelen ser los más recomendables para la mayoría de los inversores, ya que se produce una reducción del riesgo con respecto a los fondos agresivos y un aumento de la rentabilidad con respecto a los conservadores. Sin embargo, en cualquier caso, habrá que analizar el perfil de riesgo de cada inversor para poder catalogarlo en estos fondos moderados, o en los fondos agresivos o conservadores.