Los fondos prestables constituyen la cantidad de dinero que una economía tiene disponible para prestar.

Los fondos prestables están formados por el ahorro de aquellas personas o empresas que están dispuestas a prestar ese dinero y las que quieren pedir prestado. De lo anterior deducimos entonces, que el mercado dónde se negocia ese dinero se denomina mercado de fondos prestables.

Claro que la cantidad de fondos prestables depende de muchos factores. Por ejemplo, de factores como el tipo de interés, la situación económica o la situación política.

Si la situación económica es muy mala, menos cantidad habrá dispuesta a prestar. De la misma forma, menos personas estarán dispuestas a invertir en nuevos negocios.

Oferta y demanda de fondos prestables

El mercado de fondos prestables se puede representar mediante un gráfico simple de oferta y demanda. Pero antes de representarlo vamos a definir bien algunos conceptos:

  • Tipo de interés real: Es el precio de pedir prestado. El ofertante lo recibe y el demandante lo paga.
  • Oferta de fondos prestables: La forman el conjunto de personas, empresas o instituciones que tienen ahorro y están dispuestas a prestar.
  • Demanda de fondos prestables: Al contrario, la demanda son el conjunto de agentes económicos que necesitan dinero y están dispuestos a pedir prestado.

Con lo cual, si juntamos los anteriores concepto en un uno solo, el gráfico resultante sería el siguiente:

Ahora tenemos oferta, demanda y tipo de interés juntos. Para una cantidad de oferta y demanda dada existe un interés de equilibrio. Es decir, el punto en qué se ponen de acuerdo ofertantes (ahorradores) y demandantes(inversores) determina el tipo de interés de equilibrio. En este caso el 3%.

Por supuesto, la evolución de los fondos prestables no depende solo de oferta, demanda y tipo de interés. Ya que, a su vez, cada una de estos tres factores puede ser cambiante según diferentes aspectos. Aspectos relativos a:

Para saber más sobre cómo afectan estos factores habría que detallar varias cosas. Por ejemplo, no produce el mismo efecto en la cantidad de fondos disponibles para ser prestados una política monetaria expansiva, que una política monetaria restrictiva.

La política monetaria expansiva hace que caigan los tipos de interés para fomentar la inversión. Al contrario, la política monetaria restrictiva hace que suban los tipos de interés para “enfriar” la economía.

Ver mercado de fondos prestables