Las características de los  fondos de inversión están recogidas en su folleto informativo. El inversor ha de conocerlas para poder elegir entre los distintos tipos teniendo en cuenta su perfil de inversor, esto es, su capacidad y deseo de asumir riesgos además de su horizonte temporal.

Los fondos de inversión pueden clasificarse de muy diversas formas. Por ejemplo, una clasificación en función de su vocación inversora (tipo de activo, mercado, índice de referencia, porcentaje a invertir…) daría como resultado las siguientes categorías:

Fondo de renta fija

Invierten en la renta fija, compuesta por obligaciones, bonosletras, pagarés, etc. La evolución del valor de estos fondos depende fundamentalmente de la evolución de los tipos de interés. Entendemos que cuanto menor sea el plazo de vencimiento de los activos en los que invierte el fondo (fondos de renta fija a corto plazo), menor riesgo y menor rentabilidad prevista.

 Fondos de renta variable

Invierten la mayor parte en renta variable (acciones). Se pueden dividir dependiendo de los mercados donde invierten (Europa, emergentes, etc.), según los sectores de actividad (tecnológico, telecomunicaciones), o según otras características de las empresas.

Fondos de renta mixta

 Son una combinación de los dos anteriores, una parte de activos de renta fija y otra parte en renta variable, dependiendo del porcentaje de inversión en cada uno se asumirá un mayor o menor nivel de riesgo.

Fondos globales

Son aquellos que no tienen definida su política de inversión, son fondos que no encajan con ninguno de los anteriores, tienen la libertad para no fijar de antemano los porcentajes que van a invertir en renta fija o variable, no especifican los mercados, ni el sector de actividad o la distribución geográfica. En este tipo de fondos es posible encontrar altos niveles de riesgo.

Fondos garantizados

Pueden asegurar total o parcialmente la recuperación de la inversión inicial más una rentabilidad fija o variable a una determinada fecha. Existen garantizados de renta fija y de renta variable.

Fondos de gestión alternativa o Hedge Funds (fondo de cobertura)

Es un fondo que se caracteriza por dar mucha libertad a la sociedad gestora, esto lo utiliza para realizar operaciones de cobertura de riesgos, aumentando la exposición al riesgo con el fin de conseguir una mayor rentabilidad.  No existe una definición universalmente aceptada, según Forthergrill y Coke: “todas las formas de fondo de inversión, empresas y sociedades que usan derivados para invertir direccionalmente y/o están autorizados para tomar posiciones cortas y/o usar un significativo apalancamiento a través del préstamo”. La inversión mínima es de 50000€.

Una ampliación sobre los Hedge Funds la puedes encontrar aquí.

Fondos de Fondos

 No invierten directamente en valores, sino en otros fondos de inversión. Por ejemplo, los fondos de fondos de inversión libre – Fondos de Hedge Funds -, permiten al ahorrador más pequeño acceder a este tipo de inversión.

Fondos Índice

Son fondos que replican la composición de un índice que toman como referencia, por ejemplo el Ibex-35, se crea una cartera de acciones con cada uno de los valores que forman el índice. Esta forma de gestión garantiza que el fondo obtenga un rendimiento idéntico al del índice que sigue.

Los fondos índices tienen una gestión pasiva, esto es que el gestor intenta replicar el comportamiento de un índice (ETFs), por el contrario la gestión activa es apostar por gestores que pretenden batir a un determinado índice de referencia o benchmark.

Es la eterna guerra que se libra en el mercado entre la gestión activa y la pasiva, entre el alfa (rentabilidad por encima de los índices) y la beta (correlación con los índices).

Para más información sobre los fondos de inversión, lee la explicación de Fondos de inversión y las Ventajas de los Fondos.