Un fraption es un tipo de opción financiera que permite a su poseedor la posibilidad (pero no la obligación) de suscribir un contrato forward sobre un tipo de interés, a un precio strike y un período temporal determinados de antemano. A veces también se conoce como frapción en español.

El acrónimo fraption del inglés viene de la combinación de las palabras forward rate agreement (acuerdo sobre tipo de interés futuro) y la palabra option (opción). Mediante éste instrumento derivado un inversor, un empresario o un particular se puede cubrir de fluctuaciones inesperadas de los tipos de interés.

Los tipos de interés fluctúan en los mercados y estos  pueden perjudicar o beneficiar a los inversores (dependiendo de la dirección hacia la que se muevan). Por tanto un fraption podría ser considerado como un seguro que cubrirá al inversor en caso de que el tipo de interés juegue en su contra y su inversión no le reporte la rentabilidad esperada.

Características de una fraption

En base a la naturaleza y la operativa de éste instrumento derivado podemos resaltar algunas de sus características principales:

  • Es un instrumento derivado destinado a la cobertura de riesgos.
  • Permite traspasar el riesgo de la operación a la contraparte con la que se contrata el fraption.
  • Nos permite (a cambio de pagar una prima) obtener la rentabilidad esperada o exigida sobre una inversión.
  • Permite al inversor (no ejerciendo el fraption) beneficiarse si el interés va a su favor y la rentabilidad obtenida supera a la rentabilidad esperada.

Ejemplo de una operación con un Fraption

Imaginemos por ejemplo que un inversor particular posee 100.000€ y le gustaría obtener una rentabilidad del 10% mediante un depósito a plazo fijo a 1 año. Éste inversor podría (mediante el pago de una prima) suscribir un fraption con el cual se aseguraría obtener ese 10%. Si al vencimiento del depósito el tipo de interés se situara en un 5% (menor que la rentabilidad esperada), el inversor podría ejercer el fraptión. De ésta manera la contraparte con la cual se suscribió el fraption tendría la obligación de pagarnos la rentabilidad restante hasta ese 10% (en éste caso un 5% sobre lo depositado).

Por otra parte, si el tipo de interés llegara a un 15% (superando la rentabilidad esperada) el inversor podría no ejercer su opción de fra y obtener ese 15% de rentabilidad. Se perdería el dinero pagado por la prima para suscribir el fraption, pero muy probablemente la rentabilidad obtenida superaría el pago de esa prima.