La fuga de capitales por definición supone la salida de activos o dinero de un país como respuesta a algún suceso de carácter económico que haya tenido lugar en el mismo. También existen otros estímulos en la realidad económica que pueden convertirse en origen de una fuga, como una subida de impuestos sobre el capital o cuando un país no puede cumplir sus obligaciones de deuda y por tanto pierde su nivel de confianza y credibilidad.

Se trata por lo tanto de un fenómeno que ocurre en la economía en ocasiones como consecuencia de diversos factores, como revalorizaciones de moneda en situaciones en las que la inflación adquiere niveles más altos que los tipos de interés. Es corriente además que en aquellos países donde se sufre una fuga de capitales los tipos de cambio o los tipos de interés sean normalmente controlados por el Gobierno.

La fuga de capitales es temida por los Estados, ya que supone una pérdida de reservas en el país y un notable miedo a que se produzca una depreciación de la moneda. Con este temor general, suele pensarse que las reservas con las que se cuenta no llegarán a ser suficientes para poder contrarrestar su efecto. Por este motivo los habitantes de este lugar prefieren deshacerse de su moneda a cambio de divisas y poder obtener ingresos con los que poder invertir fuera del país. Este tipo de operaciones suelen ser realizadas con un banco central.

La fuga de capitales puede incluso provocar una incluso una devaluación, al obligar al banco central a llevarla a cabo en una proporción mayor a la prevista originalmente.

El principal efecto que provoca en una economía una fuga o huída de capital es la disminución del nivel de riqueza y el empeoramiento de las expectativas de inversión, desincentivando a los habitantes de dicho país o a inversionistas extranjeros a participar en la economía del mismo.

Por otra parte, la devaluación sufrida afecta más si cabe a los individuos del país afectado, ya que en la mayoría de los casos sus bienes o inversiones habrán sufrido una considerable pérdida de valor como resultado de esta devaluación.