El sistema de precios supone un sistema de interrelaciones, ya que con los precios los individuos indican sus necesidades y deseos en la economía y por tanto permiten contribuir a que se produzcan los ajustes necesarios en la oferta y demanda. Los precios realizan dos funciones importantes:

1. Racionar los bienes y servicios y los factores

  • Los precios garantizan que los recursos se repartan de manera eficiente y que se pueda alcanzar un equilibrio de mercado.
    • Si aumenta la demanda de un bien o disminuye la oferta, no habrá suficiente oferta del bien para cubrir toda la demanda, por lo que el precio subirá. De esta manera, la demanda se reducirá y volverá a haber un equilibrio de mercado.
    • Si disminuye la demanda de un bien o aumenta la oferta, ocurre justo lo contrario, porque no habrá suficiente oferta para cubrir esa demanda y el precio bajará. De esta manera, la oferta se reducirá y volverá a haber un equilibrio de mercado.
  • Los precios van a permitir a los compradores indicar la cantidad de producto que desean comprar a cada precio y a los empresarios determinar la cantidad de producto que desean vender a cada precio.
    • Si aumenta el precio (inflación), se estimula a las empresas a que aumenten la producción, ya que obtendrían un mayor beneficio y se atrae a nuevas empresas.
    • Si disminuye el precio (deflación), las empresas reducirán la producción.

2. Servir de incentivo a empresarios y propietarios de los factores

Los precios permiten que las empresas obtengan dinero con el que después pueden pagar sus costes de producción (compra de materias primas, pago del sueldo de empleados, logística, etc).