La fusión bancaria es una operación en la que dos o más bancos se disuelven y transfieren sus activos y pasivos a otra entidad con el fin de crear una nueva entidad.

La fusión bancaria es la respuesta que dan los agentes bancarios a determinadas circunstancias y estrategias para conseguir entidades de mayor calado. En la fusión bancaria dos o más entidades que hasta entonces eran independientes unifican su estructuras y ceden sus activos y pasivos para conseguir una entidad de mayor nivel que permita ahorrar en costes y alcanzar objetivos que hasta ahora no podían.

En un mundo cambiante, las razones para una fusión bancaria pueden ser varias, aunque todas ellas van una misma dirección: crear nuevas entidades para alcanzar economías de escala.

Por qué se da una fusión bancaria

Las fusiones de bancos se realizan para reducir costes en el mercado bancario, ya que con ellos se consigue mantener a los clientes pero reducir oficinas y costes operativos. La reducción de costes viene derivada de poder operar con una mayor envergadura, ya que las fusiones suelen venir de bancos pequeños y medianos que han quedado anclados y no pueden crecer más por sí mismos, creando entidades que puedan competir con las más grandes.

Las fusiones también vienen derivadas por los problemas en el sector financiero y la debilidad con la que los bancos afrontan las crisis, siendo rescatados en muchos casos y obligados por las autoridades bancarias a fusionarse con bancos sanos antes de liquidarlos. A pesar de ello, las fusiones suelen tener costes asociados como pérdidas de empleos, eliminación de líneas de negocios y restricciones de algún tipo.

Tipos de fusión bancaria

Las fusiones bancarias pueden ser de diversos tipos atendiendo al nivel de integración alcanzada entre los bancos inmersos en la fusión:

  • Fusión total: los bancos integrantes del proceso de fusión agrupan todos los activos y pasivos disolviendo su personalidad jurídica y creando una tercera entidad que será la depositaria de todo lo anterior. A partir de este momento la entidad creada será la única que opere con su nombre.
  • Fusión fría: en este caso las entidades se integran en pro de unos objetivos y estrategias comunes, una única estructura central y consejo de administración pero en el que cada empresa fusionada conserva su nombre, su cultura y parte de su autonomía. Esta forma de fusión es una integración parcial, y es considerada un primer paso hacia la integración total.
  • Cesión de activos: existe la posibilidad de que varias entidades cedan parte de sus activos o recursos para constituir una tercera entidad y operar con ella. En este caso las empresas que aportan recursos no desaparecen ni se integran, sino que ceden una pequeña parte de su capital para constituir una entidad. Esto ocurre cuando se crean clúster de acción en el sector, para un objetivo concreto o porque deciden traspasar sus activos tóxicos y limpiar sus balances (creación de un banco malo).